Cientos de miles de personas participaron ayer en desfiles del orgullo gay en Estados Unidos.

Hace casi medio siglo, una redada al Stonewall Inn en Nueva York desató violentas protestas por parte de los clientes del bar gay, que arremetieron contra la policía que trató de arrestarlos por atreverse a tomar y bailar con personas del mismo sexo.

Ahora, policías armados con fusiles de asalto resguardan desde afuera el histórico bar para proteger a sus parroquianos luego de que un hombre matara a tiros a 49 personas en un club gay en Orlando, Florida, lo que generó temores de más ataques.

“Hace un tiempo nos pegaban con palos y ahora nos protegen”, dijo Gil Horowitz, de 80 años, psicólogo retirado de Nueva York que participó en los disturbios de Stonewall.

La comunidad gay considera los disturbios de 1969 como el inicio del movimiento por los derechos homosexuales.

Durante las celebraciones gays que se realizarán esta semana, esa evolución se podrá ver en ciudades como Denver, donde el primer desfile se realizó en 1975 como respuesta a las redadas en bares gay y el arresto de homosexuales. El domingo, la policía marchó en solidaridad y tuvo una fuerte presencia en la celebración de más de 300 mil personas.

“Ésa es una muestra de 40 años de progreso”, dijo Jason Marsden, director ejecutivo de la Fundación Matthew Shepard, nombrada en honor de un estudiante homosexual de Wyoming que murió tras ser golpeado y amarrado a un cerco por dos hombres en 1998.

Hasta hace dos décadas, era inaudito vivir abiertamente como gay en la mayor parte de Estados Unidos, y la policía a menudo allanaba los bares en donde se reunían. Durante las redadas, los agentes golpeaban a los clientes y los arrestaban por cargos a la moral.
 
Algo de aceptación
 
Al hacer un recuento del progreso ocurrido en casi medio siglo, Horowitz, que fue arrestado durante la segunda noche de los disturbios de Stonewall Inn, dijo que aun cuando las cosas no han avanzado hasta donde deberían, los cambios dan al menos la apariencia de aceptación.

“La policía era homofóbica en ese tiempo, quizás lo siga siendo un poco. Ellos ahora entienden que no deben demostrarlo”, dijo. (AP)