Videos tomados por las cámaras de vigilancia de la escuela primaria Robb, de Uvalde, Texas, evidencian más de una hora de inacción policial ante la matanza de Salvador Ramos, ocurrida el pasado 24 de mayo.

Un video del exterior muestra a Ramos llegar en su camioneta, caer en una zanja y disparar a dos sujetos que se acercaron a ver lo que le sucedía.

Una cámara instalada en el pasillo donde ocurrió el tiroteo, por el que murieron 21 personas, la mayoría de ellas niños, muestra las acciones de miembros de la policía durante 77 minutos.

En dichas imágenes se ve al atacante Salvador Ramos entrar al pasillo, vestido de negro y portando un gran rifle.

En ese mismo momento entra un estudiante, quien ve al sujeto y corre en dirección contraria.

En la grabación se observa cómo el agresor disparó decenas de balas desde la puerta, antes de entrar a una de las aulas, para después salir brevemente y regresar al salón.

Te sugerimos: Policía esperó 45 minutos antes de perseguir a agresor en Texas; “no fue la decisión correcta”

Con el arma AR-15 que portaba, Salvador Ramos disparó más de 100 veces durante 2 minutos y medio en dos salones.

Una profesora reportó la emergencia al 911, por lo que policías armados con pistolas llegaron al pasillo de la escuela tres minutos después de los disparos.

Sin embargo, los elementos retrocedieron cuando Ramos disparó desde el aula.

Durante poco más de una hora se ve a los policías agachados al final del pasillo, mientras esperaban refuerzos consistentes en oficiales con armas semiautomáticas y escudos antibalas.

En el tiempo de espera, incluso se observa como uno de los agentes se coloca gel antibacterial.

A las 12:21, 45 minutos después del arribo del primer oficial a la escena, los disparos se escuchan desde donde está atrincherado el agresor.

A las 12:50, más de una hora después de su llegada a la escuela, los policías entraron al salón donde se hallaba Ramos y lo abatieron.

Tras la publicación de los videos en medios de comunicación estadounidenses, el jefe de Seguridad Pública de Texas, Steve McGraw, describió la respuesta de la policía al ataque como “un fracaso”.