Bueno pues del Clásico Nacional poco hay que hablar, muy poco. Creo que al final del partido Ricardo La Volpe toma el  micrófono y ahora sí, habla con sensatez, después de haber dicho cualquier cantidad de sandeces a lo largo de la semana.

La Volpe se metió en temas y circunstancias que no le correspondían, pero ahora lo primero que hizo fue tomar el micrófono y señalar que parte de este triunfo, quizá lo más importante, es de “Nacho” Ambriz.

El exentrenador de las Águilas fue el que armó el equipo y mereció el reconocimiento de La Volpe, quien declaró: “es un grupo espectacular, es un grupo importante, pero conozco a ‘Nacho’ Ambriz desde hace muchos años, como jugador, como técnico, tengo una buena amistad con él y le reconozco esto”.

Esto es de bien nacidos, es de honrar con honor al que honor merece.

Del partido hay muy poco qué hablar, fue parecido al de la Ida, se conocen tanto estos dos equipos, por ahí LaVolpe nos sorprendió a todos cuando utilizó a Oribe Peralta en lugar del lesionado Sambueza y funcionó muy bien Oribe, pero tampoco inquietó mucho al arco rival.

No hubo mucha exigencia por ninguno de los dos arcos, hasta que vino un córner empezando el segundo tiempo que centró Darwin Quintero y que remató con la cabeza Oribe, como para decir “aquí estoy” para todos aquellos que dicen que su destino es la banca, bueno pues ahí está el resultado.

Y después, para asegurar el resultado, La Volpe saca a Silvio Romero y mete a su hombre de confianza, el “Chepe” Guerrero, quien no deja pasar nada, así que derechito a las Semifinales el América. ¿El Guadalajara?… borrado, creo que Chivas cambiaría los resultados anteriores, los dos Clásicos que había ganado, por este, porque el América los vuelve a echar en Cuartos de Final de la Liguilla.