La última instancia, después de agotar todos los caminos disponibles para una conciliación, la opción final para resolver cualquier conflicto, la alternativa que queda es rechazar una vez más de manera reiterada toda posibilidad de guerra.

Estimado fan, este espacio va dedicado a la memoria de todas las personas inocentes que de manera criminal son tomadas como simples efectos colaterales de los acontecimientos bélicos derivados de la invasión de Rusia a Ucrania, que merece un análisis multidimensional.

Las pérdidas son económicas, políticas y morales. No existe nada que justifique una guerra. Esta columna solo pretende invitar a la reflexión sobre el suceso desde el ángulo del deporte y los negocios afectados, sin tomar ningún partido.

REPRESALIAS MUNDIALES

El lunes 28 de febrero, la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación) y la UEFA (Unión Europea de Futbol Asociado) expulsaron a Rusia del Mundial 2022 de futbol de Qatar, y el Comité Olímpico Internacional (COI) recomendó echar a todos los deportistas rusos de cualquier competición, lo que ya comenzó a surtir efecto.

En un comunicado, la FIFA manifestó su resolución con tono imperativo con el remate de “hasta nuevo aviso”, para dejar muy claro de que se trataba de un castigo: Rusia recibió la tarjeta roja de la Copa del Mundo que se jugará en diciembre del presente año, a pesar de que recién organizó la justa anterior en 2018.

Polonia debía jugar la repesca para el Mundial el 24 de marzo contra los rusos. En cuanto a la dimensión de clubes, en la Europa League quedó fuera el Spartak de Moscú, por lo que clasificó al alemán Leipzig para los Cuartos de Final. Ahora la Final de la Champions League será en París, en lugar de la ciudad rusa de San Petersburgo.

Queda también anulada su participación como país organizador de magnos eventos en 2023, como la Supercopa de la UEFA, el Campeonato Europeo de Curling y el Campeonato Europeo de Gimnasia Rítmica. Quedan bajo amenaza de no realizarse su postulación como sede del Mundial de Rugby en 2027, y los Juegos Oímpicos de 2036.

RETIRO DE PATROCINADORES 

Unos 450 millones de euros (500 millones de dólares) en patrocinios deportivos se caerán en total, según a informa de Global Data empresa líder en análisis de datos, publicado por el diario catalán Mundo Deportivo.

Se trata de una revisión sobre las pérdidas estimadas ante la ruptura, independiente a la presión de la OTAN por la invasión rusa a Ucrania, las diferentes sanciones económicas de la Comunidad Europea.

La UEFA rompió con Gazprom, uno de los principales patrocinadores rusos desde 2012, con que comprometió un contrato de 60 millones de dólares anuales. La misma decisión tomó el club de futbol alemán Schalke 04, que retiró esta marca de su uniforme oficial y dejó de lado un contrato anual de 30 millones de billetes verdes.

También quedan suspendidas de manera indefinida la participación rusa en otros eventos deportivos como la Fórmula 1, que albergaría en este 2022 el Gran Premio en Sochi. Perjudicó además la agenda del Zenit de San Petersburgo, en la Europa League.

” La pregunta que enfrentan muchos órganos de gobierno internacionales es si se guían por el dinero o por la moral”, detalla Conrad Wiacek, director de Global Data, citado por Mundo Deportivo.

Hay más: la marca alemana de ropa deportiva Adidas anunció la suspensión de su patrocinio vigente con la Federación Rusa.

En datos de Bloomberg la empresa teutona reportó 584 millones de euros (unos 653.5 millones de dólares) como ingreso en la región de Rusia/ Comunidad de Estados Independientes en 2020.

Por supuesto que la UEFA dejará de ganar con la marginación de clubes que ostentan la sexta liga más rica en Europa, con ingresos mayores a 900 millones de dólares, según Deloitte (citado por Bloomberg).

Otros detalles interesantes: El inglés Manchester United rompió con la aerolínea Aeroflot. El magnate ruso Roman Abramovich entregó “la gestión y la administración” del Chelsea a la fundación caritativa del club inglés.

Además, Rusia exportó 201 millones de artículos deportivos a la Unión Europea en 2020, en información de Eurosat. Actualmente hay 150 mil organizaciones deportivas registradas en ese país, arroja The Russian Sport Industry 2021.

CON PUÑOS, ARMAS… Y LO QUE SE PUEDA

Personajes ilustres de deporte aparecieron en escenarios nunca imaginados.

El ex boxeador ucraniano Vitaly Klitschko, quien fuera campeón mundial de los pesos pesados de la OMB y el CMB con 45 victorias, 41 por nocaut apareció en los diarios enfundado con traje y equipo militar. Desde 2014 es el alcalde de Kiev.

En redes sociales apareció vestido con atuendo de camuflaje. Instó a la población civil para defenderse de los ataques rusos, respaldado naturalmente por su hermano Vladimir, también excampeón mundial de boxeo.
“El mundo entero, desde todas las formas posibles, debe detener esta guerra”, requirió el 26 de febrero.

El director técnico del Sheriff, Yuriy Vernydub, también tomó las armas.

“Nací en Ucrania, vivo en Ucrania y quiero dar unas palabras de apoyo a los ucranianos, que sufrieron el ataque ruso”, expuso el estratega.

Sin embargo, hay quien no quiso andar esta ruta y apoya de otra manera, como la judoca Daria Bilodid, ganadora de medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, quien se ha dedicado a recolectar y distribuir alimentos en un puesto de control ucraniano, en frontera con Eslovaquia.

“Tengo mucho miedo y rezo por mi familia y mi país”, expuso la atleta en sus redes sociales.

SOLDADOS CAÍDOS

Parecía cuestión de tiempo y se confirmaron hasta el cierre de esta columna las primeras tres víctimas de la guerra relacionadas con el deporte de Ucrania.

Los futbolistas Vitalii Sapylo, de 21 años, y Dmytro Martynenko, de 25, murieron en combate. El primero jugó en el equipo juvenil del Karpaty Lviv, y el segundo en el FC Gostomel. El mismo desenlace sufrió el biatleta Yevhen Malyshev, quien fue reclutado porque hacía su servicio militar.

DEPLORABLE

Habrá que precisar que entre la crisis de un conflicto bélico hay muchos intereses dentro y fuera del mismo que realizan su propia intervención.

Es cierto que el marketing es, en síntesis, un intercambio de valor. En el especializado en política también hay quien procura sacar tajada en el plano propagandístico, es decir, el lucro de la imagen procurado por los distintos bandos involucrados.

Lo que se debe evitar es tocar a la ligera el caso. Hubo quien censuró la actitud de FIFA al excluir a Rusia de sus competiciones, aunque decidió celebrar los Mundiales de México 70 y Argentina 78, aunque estos respectivos países vivían severos problemas sociales. Empero, no es lo mismo referir conflictos internos que un caos internacional. Ambos casos, muy lamentables, pero por desgracia los daños se extienden a nivel macro en una situación que afecta a todo el mundo.

Sin saber aún cuáles serán los resultados, hay que recordar que sea lo que fuere, no existirán triunfadores ni vencidos. En una guerra todos pierden.

Fuentes externas: Mundo Deportivo, Bloomberg, Columnas del autor en El Heraldo de México, MedioTiempo.com, ESPN y Fan Datos de CID Consultoría

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y mercadólogo. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Mercadotecnia Total, Playboy MX, Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Televisa: Noticieros, Foro TV y TUDN, entre otros. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.