Pues con la noticia de que el coronavirus casi les arruina los planes a los morenistas de Jalisco que están ansiosos por llevar al estado al secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien ya tiene fecha programada para su “destape” respectivo por estas tierras y quien acaba de ser diagnosticado, por segunda ocasión, con COVID-19.

La fecha que se ha estado promoviendo para la presentación estelar de López Hernández en Guadalajara es el sábado 16 de julio, por lo que es de suponerse que para ese entonces el tabasqueño estará plenamente recuperado y listo para lucirse en tierras tapatías como una de las principales “corcholatas” de cara a la carrera Presidencial.

El exdelegado federal en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, a quien se le está atribuyendo la organización del evento de López Hernández en Guadalajara, y por lo tanto, quien está dando señales de haberse decidido ya por apoyar a esa “corcholata” en particular, no tardó en enviarle un mensaje de aliento al funcionario federal.

“Amigo secretario Adán Augusto, deseo tengas una pronta recuperación. Te mando un gran abrazo”, escribió en redes sociales.

Oficialmente la visita del secretario de Gobernación se está promocionando como una conferencia que llevará por título “La importancia de Jalisco y su relación con el Gobierno de México”, pero está muy claro el motivo real de su próximo arribo; basta recordar que cuando se vino a “destapar” a Guadalajara el canciller, Marcelo Ebrard Casaubon, el 19 de junio, se suponía que el motivo central sería entablar un diálogo con los legisladores de Morena para apoyar a la comunidad mexicana en los Estados Unidos –eso se olvidó muy pronto-.

Reacomodo de corrientes

El 30 de junio, Lomelí Bolaños, escribió en sus redes sociales, haciendo referencia a la presentación que tendrá el secretario de Gobernación: “Será un gusto acompañar a mi amigo Adán Augusto, secretario de Gobernación, a esta importante conferencia que impartirá en nuestro ciudad. Gracias por la invitación, ahí nos vemos”.

En cambio, los morenistas que estuvieron detrás de la visita de Ebrard Casaubon, ninguna referencia han hecho sobre la próxima visita del político tabasqueño.

Así que, ante este escenario, nos quedan dos cosas por observar en la arena política del estado: primero, si el COVID-19 no termina por hacer que se posponga el arribo del secretario de Gobernación; y segundo, ¿qué efectos tendrá en el morenismo de Jalisco este reacomodo, cada vez más marcado de sus principales corrientes, de acuerdo con la “corcholata” que han colocado entre sus preferencias?… ¿Más vientos de guerra en Morena?