La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Nuevo León, en donde inaugurará el nuevo cuartel de la Guardia Nacional, estará marcada por la petición de Jaime Rodríguez Calderón para que le permita al gobierno del estado adquirir vacunas contra COVID-19.

Esta petición está reforzada con una carta formal que se dio a conocer el día de ayer y que viene respaldada por alcaldes metropolitanos, el Congreso local, el Poder Judicial del estado, universidades, sindicatos y por la iniciativa privada.

En el documento, ofrecen coordinación y apoyo al Plan Nacional de Vacunación en los procesos de gestión, adquisición y aplicación de las vacunas a fin de sumar esfuerzos.

Por ello, solicitan al gobierno federal que otorgue el permiso para que Nuevo León pueda gestionar la adquisición de las vacunas de forma independiente a la estrategia nacional.

Luce muy complicado que el presidente pueda acceder a la petición, pero al menos podría abrir la discusión.

Hubo otro detalle con esta solicitud, y es que muchos alcaldes la estaban pensando para firmarla, por lo que se percibe que aún hay diferencias.

Ramiro ‘fomenta’ piratería

El cubrebocas gris que utilizó el coordinador de Morena en el Congreso local, Ramiro González, durante la presentación de la agenda mínima legislativa, celebrada en el Salón Polivalente del Congreso local el pasado miércoles, resultó no ser de la firma Hugo Boss, sino uno pirata.

Resulta grave que el diputado esté promoviendo y fomentando la piratería, pues se trata de un representante popular, y debería ser el primero en poner el ejemplo.

¿Por qué no utilizar un cubrebocas clínico o uno de tela normal? Tal como muchos ciudadanos lo hacen, incluso el mismo personal e integrantes del Poder Legislativo.

La verdad no hay ninguna justificación para andar comprando productos pirata. Ahora, si se trataba de presumir, con su sueldo como diputado seguro le alcanza para un artículo original, y si se le suma el bono que recibe del “49”, pues le alcanza para mandarse a hacer varios cubrebocas a la medida con el logo de su partido y hasta para repartir entre su bancada y los simpatizantes de Morena.

La piratería es una actividad que afecta a toda la industria en México, y rechazarla tiene un alto valor cívico, pero parece que al diputado de Morena esto lo tiene sin cuidado.

Veremos ahora con qué tipo de cubrebocas acude a trabajar al Congreso en la próxima Diputación Permanente.