La presidenta de la Comisión de Movilidad del Congreso local, la diputada de Morena, Julia Espinoza de los Monteros, tiene mucho trabajo por hacer en este arranque de año y quizá podría empezar por investigar la situación de los camiones urbanos.

Resulta que muchas de las rutas ni siquiera cumplen con las medidas básicas, como la sanitización de las unidades cuando acaban su recorrido, para evitar más contagios por COVID-19 en la entidad.

Además, no hay medidas de control para guardar la sana distancia. Así lo denunció Amyleth Palacios, integrante del colectivo El Futuro Florece y aspirante independiente a una diputación local.

Palacios ha alertado de que las mayores aglomeraciones se están dando precisamente en los camiones urbanos, lo que podría propiciar los contagios de coronavirus.

Sin duda, los usuarios cada vez que toman un camión urbano ponen en riesgo su salud. Pero esto no parece importar mucho a la diputada, de quien se espera que sea de las primeras en levantar la voz para exigir que se cumpla con el protocolo sanitario.

También hay que hacer un llamado al secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos,quien pareciera que solo está enfocado en que cumplan las medidas sanitarias en los negocios y los restaurantes pero no en el transporte.

Abasto comprometido

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) asegura que el trasvase del agua almacenada en la presa El Cuchillo-Solidaridad por 250 metros cúbicos hacia la presa Marte R. Gómez de Tamaulipas no afectará el abasto en la Zona Metropolitana de Monterrey.

Esta dependencia informó que el abasto de agua para consumo humano en la zona metropolitana de la ciudad de Monterrey está garantizado y no se verá comprometido por este trasvase.

La noticia es buena, pero hay que recordar que apenas estamos en el inicio del año y los efectos no serán tan notorios. En realidad, tendría que haber preocupación en el Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, pues en 2020 Nuevo León tuvo la peor sequía en los últimos siete años y hasta 44 municipios fueron declarados con escasez de agua.

Conforme pase el año comenzarán a sentirse las afectaciones de este trasvase de agua al estado tamaulipeco. Incluso, si no llueve, habría un grave problema de falta de agua.