En el PAN de Nuevo León parece que el nepotismo en la selección de candidaturas se está convirtiendo en una práctica común que se está fortaleciendo durante el proceso electoral.

Además de los casos conocidos, como el actual alcalde de Cerralvo, Baltazar Martínez Ríos, quien impulsa a su padre Baltazar Martínez Montemayor como candidato a su puesto, o en Pesquería, donde el alcalde Miguel Lozano Munguía apuesta por su hijo Iván Patricio Lozano Ramos como abanderado del PAN para el próximo trienio, también se podrían sumar otros familiares de políticos panistas como candidatos a alguna diputación federal.

Nos dicen que quien acudirá a registrarse como aspirante a la candidatura a la diputación por el Distrito Electoral Federal 4, con sede en San Nicolás, es el exalcalde de ese municipio, Pedro Salgado Almaguer, hermano del actual edil panista y líder del grupo San Nicolás, Zeferino Salgado.

La candidatura es prácticamente un seguro para Pedro Salgado, pues ese distrito es históricamente panista y los azules han ganado con comodidad en las últimas elecciones.

Ya en el pasado proceso para renovar la Cámara de Diputados, el dirigente estatal panista, Mauro Guerra, impulsó a su hermana, Isabel Guerra, para que llegara a San Lázaro por la vía plurinominal.

Al PAN se le está haciendo costumbre.

Olga Susana a prueba

La nueva presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León (CEDHNL), Olga Susana Méndez Arellano, quien fuera asesora de la diputada del PRI, Karina Barrón, tendrá pronto su prueba de fuego.

Integrantes de la organización Movimiento por la Igualdad acudieron a esta Comisión para obtener una postura oficial de Méndez Arellano sobre la diversidad sexual.

Los activistas LGBT+ ya pusieron sobre la mesa si la presidencia a su cargo emitirá una recomendación a los partidos políticos y a la Comisión Estatal Electoral, para que no se violen las acciones afirmativas del INE, el Artículo 1 de la Constitución Política y el Artículo 104, fracción 1, inciso a, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Además buscarán que la funcionaria realmente se comprometa a no retirar la acción de inconstitucionalidad que interpuso esta Comisión, durante la gestión de su antecesora, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por la penalización del aborto en Nuevo León y otros temas referentes a los derechos de la comunidad LGBT+.

Si Olga Susana piensa que esta comunidad se quedará cruzada de manos, simplemente no será así. Veremos cuál será la postura de la nueva titular de la CEDHNL, pues los cuestionamientos y la exigencia en su cargo apenas comienzan.