De todo este intenso fin de semana con la adrenalina y las emociones al tope, me quedo con los 105 mil espectadores que, como las llantas de la F1 van de duras a hiperblandas, así tenemos público de todos los tonos, fanáticos, aficionados, fans de ocasión y hasta algunos que llegan por ser muy ‘cool’, esta tribuna no solo llena al tope sino disfrutando cada momento, desde las carreras previas, la F4 y los Porsche nos entregaron sendos carrerones, todos ya alcanzamos la cultura del Gran Premio haciendo amable lo que antes se padecía, el utilizar transporte público dejando el automóvil en casa o en algún lugar estratégico, hasta esperar con cierta curiosidad cuál será el evento previo que nos sorprenda, hace un año fue el desfile de Día de Muertos, esta vez los Alebrijes Gigantes y el espectáculo aéreo sobre el Autódromo, enorme nuestro público que en un 70% es recurrente, otro 20 se hará fan y por ahí algunos, ni modo, no regresarán.

MAX, EL DUEÑO DEL GP

El holandés Max Verstappen y su Red Bull se roba todo en la pista desde los ensayos del viernes, excepto los últimos 10 segundos de la clasificación del sábado en que su compañero Daniel Ricciardo se lleva la Pole, solo para perderla con una arrancada espantosa que aprovechó Max para defender la posición con el Mercedes de Lewis Hamilton, que prefiere ceder la punta para no arriesgar los puntos que le asegurarían, como ocurrió, su 5º título del Mundo en la F1.

¿Y DÓNDE ESTÁ ‘CHECO’?

Nuestro piloto F1 tuvo una mala calificación cuando su escudería Force India se equivoca en la estrategia de esa calificación y de la carrera misma, finalmente abandona sin frenos para desencanto de miles de sus fans, será para la próxima.

LOS FERRARI SE METEN

La estrategia conservadora de Lewis Hamilton abría las posibilidades de tener una carrera más abierta con los dos Red Bull al frente, los Ferrari de Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen, y hasta el escudero en Mercedes, Valtteri Bottas, ya en la pista el tremendo ritmo impuesto por el Red Bull de Verstappen, que ni su coequipero Ricciardo pudo soportar, los Ferrari avanzaron hasta completar el podium, Vettel 2º y Kimi 3º, con Max festejando por un lado su triunfo mientras Lewis Hamilton destapaba Champagne a su costo, celebrando el título asegurado a falta de dos Grandes Premios, cerrando una gran campaña principalmente en el segundo semestre de 2018.

Así las cosas pues, nos vemos en nuestro Gran Premio del 2019 esperando que haya acuerdo de esos de ‘todos ganan’ entre el organizador CIE, la Fórmula Uno y principalmente con el futuro Gobierno Mexicano… así de fácil…