El 95 por ciento de los médicos en formación no se siente preparado ni seguro ante la pandemia por el virus del SARS-CoV-2 en México.

Además, el 93 por ciento no cuenta con el material necesario para la atención de pacientes con Covid-19.

Así lo revela la Segunda Encuesta Nacional a Médicos en Formación expuestos al Covid-19 en la que participaron mil 457 estudiantes de medicina, internos, pasantes de servicio social y residentes de todo el país.

El sondeo se realizó del 7 al 14 de abril por la Asamblea Nacional de Médicos Residentes (ANMR) y fue dada a conocer hoy.

De acuerdo con los datos, el 75 por ciento de los encuestados continúa laborando en su campo clínico, distribuidos en distintos hospitales que pertenecen al IMSS, al ISSSTE, a la Secretaría de Salud, al sector privado y a otros.

Además, solo el 35 por ciento menciona haber tenido el apoyo de o comunicación con la universidad que le da aval curricular a su programa educativo durante la actual contingencia.

Mientras que el 52 por ciento de las personas encuestadas menciona estar asignado o expuesto a laborar en áreas críticas para la atención de pacientes con Covid-19 y el 34 por ciento refiere haber tenido contacto con pacientes infectados.

Te puede interesar: No sólo en México: médicos se desnudan en Europa para exigir equipo

“El 81 por ciento de los participantes menciona haber recibido alguna capacitación con la finalidad de hacer frente a la contingencia actual, a su vez, refieren que el 89 por ciento de sus unidades no cuentan con el material suficiente para la atención de pacientes con Covid-19”, dicen los resultados.

Entre los principales insumos faltantes se encuentra BMV con filtros HEPA, área de aislados para pacientes infectocontagiosos, oxígeno portátil para traslado de pacientes, termómetros y bolsas de residuos infectocontagiosos.

Pese a las carencias, el 54 por ciento de los encuestados respondió que su clínica u hospital está listo ante la pandemia del coronavirus, aunque el 95 por ciento dijo no sentirse preparado ni seguro.

Lee: Cancún, infierno para los médicos en el Covid-19