Alea considera que su “llamado musical” surgió desde que era muy pequeña y, aunque no tenía idea de cómo lograría, se dejó guiar por sus pasiones e instintos para cumplir sus sueños.

“No sabía cuál iba a ser exactamente el mensaje, pero lo empecé a pulir antes de los 10 años, a los 12 escribí canciones, sabía que tenía que darme espacio para madurar ideas, hablar de cosas importantes para mí, la formación del pensamiento crítico”, platica la cantante colombiana a Reporte Índigo.

Incluso, en algún momento, tuvo que dejar a un lado su profesión como licenciada en Comunicación, para irse a Estados Unidos y estudiar música en la Universidad de Berkeley.

Para la cantante se trató de darlo todo o nada y, aunque pensaba sólo estar un año en el país del norte, este 2022 cumple casi una década desde que pisó tierras americanas en pos de perseguir su anhelo de componer y lanzar música.

“Mucha gente me dijo que iba a ser demasiado difícil, que cómo me iba a ir y a dejar a mi familia. Fueron muchos sacrificios y retos increíbles, mucha soledad y aprendizaje, como ser emigrante en otro país, donde no tienes piso, sin familia que te apoye cuando las cosas salen mal, eso me ha enseñado este camino y mucha fortaleza”, platica Alea.

Con su aprendizaje y recorrido Alea llega a este año presentando el sencillo “Arrullo”, el cual fue compuesto un mes antes de la pandemia.

El video que acompaña a este tema de sanación personal ya está disponible en el canal oficial de YouTube de Alea

Esta pieza fue creada junto a la cantante Renee Goust, de quien la colombiana, dice, aprendió mucho cómo componer desde la autenticidad y sororidad sobre los sentimientos, como el estar abrumado, aislado y en soledad.

“Se volvió casi un himno para hablar sobre lo que para ti o tu familia es tabú, como seguir siendo fuertes y no hablar de la tristeza, y tenemos ese estigma en Latinoamérica, por eso hay que abrir espacios para esas conversaciones en la mesa. La letra la estamos poniendo para que te lleves un pedacito y te ilumine un poco, si te da cariño y te sientes abrazado, ya ganamos, estamos en el momento de mandar estos mensajes”, explica.

Alborotá está compuesto por 10 canciones con géneros como la cumbia y el vallenato con el pop, el afro y los ritmos latinos filtrados, a través de su lente personal de fuerza, feminismo y perseverancia.

Con este material discográfico, la cantautora abre un nuevo camino musical para seguir explorando y entretejiendo sonoridades. Por lo que en este año iniciará una etapa más folclórica, así como de acercarse, con un nuevo álbum, a los géneros ranchero, bolero y R&B.

“Este álbum me ha dado pie y fuerza para seguir en ese camino de hacerlo todo, pero, poco a poco, y hacer cada día lo que te nace. Uno va encontrando la propia receta de la salsa, desde hace más de 10 años empezamos con esta búsqueda y me di cuenta que no podía ponerme límites, que tenía que ser despacio, perfeccionando y buscando ese sabor a esos poquitos de ingredientes que le vas echando hasta que tenga sentido.

“Mi voz es pasión latina, vivo las voces que no son sólo mías, pues a través de mi llevo mi herencia a un lugar nuevo”
AleaCantautora

“Eso es lo que estoy haciendo, me encanta y me da alegría que sea algo mejor visto, siento que hay una mayor apertura en la gente que consume cosas nuevas y alternativas, eso quiere decir que nuestros oídos buscan algo nuevo”, relata.

Lo latino en Estados Unidos

Alea indica que viajar a Nueva York fue una apuesta que tenía que hacer en su vida, y aunque al inicio se sintió diferente, ahora ya ve la experiencia desde otra perspectiva, pues esto le permitió sentir aún más sus raíces colombianas.

“En Nueva York siempre me sentí outsider, aunque en Colombia también sentía que no calzaba del todo, no me entendía tampoco, el no pertenecer del todo, pero me di cuenta que pertenecer no es un tema de tierra o lo que la gente espera de ti, viene desde el amor y de un lugar donde te aceptas, y, por ende, los demás también lo aceptan”, precisa.

También puedes leer: La cantante Francisca Valenzuela presenta “un antídoto contra la soledad”