Millones de usuarios de Apple sienten que sus teléfonos móviles son más lentos cada vez que se anuncia un nuevo modelo de iPhone.

Literalmente, son millones de personas. Un estudio de la Universidad de Harvard publicado en 2014 indicó que las búsquedas en Google con el término “iPhone slow” (iPhone lento) aumentan considerablemente días antes del lanzamiento de un nuevo modelo de iPhone.

Muchas personas tienen la teoría de que esto se debe a un plan de la empresa fundada por Steve Jobs para incrementar las ventas de sus nuevos productos.

Todo esto era sólo una conjetura… hasta ahora.

Apple confirmó lo que para miles de personas era un secreto a voces: con cada actualización de software, relentiza deliberadamente algunos modelos de iPhone a medida que se hacen “viejos”.

Apple afirmó que la razón por la que hace más lentos algunos de sus smartphones es para prologar la vida de sus dispositivos ya que el rendimiento de la batería disminuye naturalmente con el tiempo.

“Nuestro propósito es ofrecer la mejor experiencia a los usuarios, la cual incluye el mejor rendimiento posible y extender la vida útil de los dispositivos. Las baterías de iones de litio disminuyen su capacidad de satisfacer las demandas de picos de consumo de energía cuando se encuentran en condiciones de bajas temperaturas, cuando tienen poca carga y cuando se han degradado con el paso del tiempo”, dice en un comunicado de la compañía.

“Esto puede resultar en que el dispositivo se apague de forma inesperada para proteger sus componentes electrónico”, agregaron.

Los ejecutivos de Apple aseguran que no existe otro objetivo, y que sólo se busca que el dispositivo siga teniendo un desempeño relativamente bueno sin perjudicar su batería y evitar así los apagones. 

“El año pasado lanzamos una función para iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE que suaviza dichas las cargas de trabajo únicamente cuando es necesario, para así evitar lo apagones durante estas condiciones”.