Científicos de la Universidad de Gotemburgo hallaron que el brócoli es un excelente aliado para combatir la diabetes tipo 2. Esto gracias al sulforafano, un activo que se encuentra en él. Aunque éste también se halla en otras verduras como la col (repollo).

Ya fue probado en humanos. La investigación y sus resultados son publicados por la revista New Scientist. Anders Rosengren, autor del estudio, sostiene que una dosis de sulforafano diaria —equivalente a cinco kilos de brócoli— reduce el azúcar en la sangre en un 10 por ciento.