Reporte Indigo

Covid-19

Cineteca Nacional ‘en plan de supervivencia’

La Cineteca Nacional permanecerá cerrada al público hasta que el semáforo epidemiológico lo permita

La Cineteca Nacional permanecerá cerrada al público hasta que el semáforo epidemiológico lo permita

El semáforo rojo persiste en la capital y, aunque esta medida preventiva permite la apertura de algunos comercios no esenciales, las salas de cine siguen siendo afectadas por su cierre y sin fecha definida para su apertura.

Por ejemplo, la Cineteca Nacional, aunque este 2021 recibió un fideicomiso de 43.2 millones de pesos (4.2 millones menos que en el presupuesto anual aprobado del año pasado) ya empieza a resentir los estragos de la pandemia, ya que este dinero apenas alcanzará para pagar a sus empleados de base y, en un futuro, recontratar por honorarios a quienes operan y tienen contacto directo con el público durante los días de proyección.


La idea es que contratemos a todos ahora que se abra la Cineteca, a los que faltan para proyección y operación del inmueble. Una parte importante ya está haciendo sus contratos de honorarios y están cobrando, en eso ya hay certidumbre, la cual no teníamos en diciembre

Alejandro Pelayo

Director de la Cineteca Nacional

Actualmente, alrededor del 40 por ciento de los trabajadores por honorarios de la Cineteca Nacional se encuentra sin percibir un sueldo desde que la capital del país regresó a semáforo rojo, esto pasa en los departamentos de salas, dulcería, cafeterías y taquilla, quienes evidentemente son indispensables para que funcione la exhibición fílmica.

A final de 2020, surgió la polémica entre los trabajadores del recinto de Xoco, en torno a si recibirían su aguinaldo, finalmente esta prestación de ley se otorgó, debido a que intervino la Secretaría de Cultura federal. A raíz de este acercamiento, se pudo asegurar la permanencia y recontratación del personal para este año, mientras se recuperen los ingresos de taquilla.

“El 70 por ciento del presupuesto de la Cineteca dependía de sus ingresos propios, entonces, digamos de un presupuesto de 150 millones totales, 100 eran generados por la propia Cineteca. Al estallar la pandemia y de que cerramos en marzo, se cayeron esos ingresos”, comparte el director.

Cuando el semáforo cambió a naranja el año pasado y se permitió la apertura de salas de cine y museos con el 30 por ciento de aforo, al cierre del 2020, los recintos apenas lograron generar un 30 por ciento de sus ingresos regulares, en el caso de la Cineteca Nacional, de acuerdo con su director, fue de 30 millones de pesos.

Pelayo admite que sí hubo un ajuste en personal, pero este no rebasó los 10 trabajadores de honorarios, quienes ya no regresarán a sus labores. En total, son 150 personas las que trabajan bajo este esquema, y en cuanto a aumentos salariales, estos están descartados de momento.

“No podemos tener aumentos salariales, porque la situación está muy difícil, en el momento que recuperemos nuestros propios recursos con la asistencia de la gente, contemplaremos eso; ahorita estamos en un plan de supervivencia Sabemos que hay inquietud, sabemos que hay personal que está muy a disgusto, pero es muy difícil, es una situación que nos rebasa a todos”, afirma el director general.

Equilibrio entre nómina y honorarios

La Cineteca Nacional tiene dos tipos de contrataciones laborales, una es a través de nómina, con prestaciones y todo, y la otra es por honorarios. Alejandro Pelayo describe que esta situación se remonta a cuando ocurrió la expansión del inmueble de Xoco en 2012, ya que no había plazas suficientes y se tuvo que recurrir al último regimiento fiscal mencionado.

“Todo el personal que atendía esas áreas nuevas es de honorarios, porque no lo contemplaron, no ampliaron las plazas cuando se expandió la Cineteca, y sólo quedó el personal de antes, de las cuatro salas; entonces, esto es un problema que viene de 2012 para acá”, explica el también cineasta y realizador nacional.

Entre los planes que había para la Cineteca Nacional, bajo la gestión de Pelayo, era crear una nueva dirección académica, pero haciendo una revaloración, el inmueble seguirá operando con sus tres direcciones previas: Acervos, Programación y difusión y Dirección administrativa, para aprovechar plazas de su nómina y darle espacio a quienes han estado en honorarios durante años.


Alrededor del 40 por ciento de los trabajadores por honorarios de la Cineteca Nacional se encuentra sin percibir un sueldo

“Quitando esa dirección y ajustando las cosas, lo que vamos a lograr es un equilibrio entre personal de base y honorarios. En 2019 había más personal de honorarios que de base, o sea 50 más, ahora vamos a tener en lugar de 100 de base y 150 de honorarios, 120 y 120”, dice.

Respeto a condiciones laborales de la Cineteca Nacional

Ante la crisis sanitaria y económica que se vive en México, Alejandro Pelayo indica que en la Cineteca Nacional se han recortado gastos de operación y al menos para este año, se quedará sin renovar equipo hasta que las condiciones mejoren y se logre abrir nuevamente la proyección de lo mejor del séptimo arte internacional y mexicano.

“Mi interés fundamental es que la gente siga trabajando, y hemos buscado esa fórmula, una vez que abra la Cineteca, vamos a otorgar esas 20 plazas al personal de honorarios, a los que tienen más tiempo trabajando y se han especializado. Lo ideal es que todos fueran de base, pero sabemos que eso es imposible mientras no haya un cambio a nivel federal de este asunto de los honorarios”, subraya el entrevistado.

Pelayo admite que se implementará la reforma a la Ley Federal del Trabajo que compensa a quienes trabajan desde casa y que de su bolsillo tienen que pagar servicios para poder laborar vía remota, solamente hay que esperar que se establezca la regulación necesaria .

“Efectivamente, una vez que se reglamente el cómo se van a hacer estas compensaciones, las vamos a hacer sin duda, es parte de nuestra normatividad, ajustarnos a eso”, puntualiza.

También puedes leer: Cineteca Nacional regresa en medio de pandemia de COVID-19 con medidas sanitarias

Exit mobile version