Elena Poniatowska, premio Cervantes 2013, ha escrito sobre los eventos culturales y sociales más importantes de México, como sus crónicas sobre el temblor de 1985, la matanza a los estudiantes el 2 de octubre de 1968, y además ha dado voz a la población más marginada, a presos políticos, así como su lucha incansable por los derechos de las mujeres.

“Empieza muy joven en los periódicos Excélsior y Novedades y enfrenta las trabas que se ponían a las mujeres. Ella cuenta que se le consideraba que, como mujer, tenía que hacer notas de sociales, pero quería hacer otras cosas”, indica Angélica Arreola, académica del Centro de Estudios Literarios del Instituto de Investigaciones Filológicas.

La escritora recibirá hoy un homenaje en el Palacio de Bellas Artes por sus 90 años

Arreola la destaca por su calidad como entrevistadora, a tal grado de considerarla una de las mejores en México, pues ella le impregna, además de su poética, calidez y humanidad a sus textos.

En sus libros de entrevista, como Ay vida, no me mereces o Palabras cruzadas, donde el diálogo se convierte en una semblanza y un ensayo.

“Sus crónicas deambulan entre el periodismo y la literatura, son importantes porque no existía en ese momento, logra la reconstrucción de los hechos a través de las voces de las personas que sufrieron estos acontecimientos. Ella junto con Monsiváis inauguran un nuevo periodismo mexicano”, precisa.

Otras de las cosas en las que abunda la académica es que Poniatowska ha luchado por los derechos de las mujeres y las causas populares, siempre desde la honestidad; además, es reconocido su compromiso por la difusión de la cultura, el arte y el cine en México.

En algunos de sus libros, como Hasta no verte, Jesús mío, incorpora el trabajo de la fotógrafa Mariana Yampolsky; incluso, las imágenes de Gabriela Iturbide y Manuel Álvarez Bravo.

Por lo que con motivo a sus 90 años, Arreola Medina invita a leer la obra de Elena, sobre todo en un momento de auge por la lucha de los derechos de la mujer, pues gracias a la labor de muchas, como lo fue el de la escritora, hoy hay más profesionistas y periodistas laborando más libremente.

“Quisiera aventurar que con los 90 años de Elena Poniatowska se lean más sus escritos sobre mujeres, de rescatar las temáticas femeninas y de sus personajes. Hay un boom que cobra más fuerza sobre la voz femenina, lo vemos hasta con las marchas, las autoras que antes eran menos leídas, marginadas por editoriales, actualmente ya son más leídas.

“La mayor enseñanza que obtengo de ella es que la búsqueda es lo que trae el conocimiento. La honestidad, la defensa de las mujeres y marginados de la sociedad es algo que no cualquiera hace y eso nos enseña mucho”
Angélica ArreolaAcadémica de la UNAM

También puedes leer: Para Elena Poniatowska, con amor, homenaje en UNAM