En México, se calcula que el 40 por ciento de los adultos tiene regurgitación (agruras o reflujo gastroesofágico) al menos una vez al mes, el 20 por ciento una vez a la semana y el siete por ciento diariamente.

“Es un problema muy común, la mayoría de mexicanos manifiesta síntomas del tubo digestivo proximal. El término médico para identificar los síntomas que se refieren a o que podría ser es el de enfermedad por reflujo gastroesofágico, y esto quiere decir que es el regreso de contenido gástrico sin esfuerzo al esófago”, explica el doctor Luis Uscanga, gastroenterólogo y expresidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una de las causas más comunes de consulta al médico general y representa el principal motivo de consulta al gastroenterólogo.

El egresado de la Universidad Veracruzana asegura que es un problema serio, ya que la persistencia de los síntomas afecta frecuentemente el desempeño de las actividades laborales y sociales de quienes la padecen.

“Es muy común que se quejen de los síntomas de reflujo, que son el ardor que se ocasiona detrás del esternón, en la parte media del pecho, o bien la sensación de que se regresa alimento o líquido del estómago a la boca sin ningún esfuerzo, esos son los síntomas típicos. La enfermedad por reflujo gastroesofágico, como tal, probablemente afecta a entre el 10 y 15 por ciento de la población general”, comenta Uscanga.

40%

de los adultos en México tiene problemas gástricos al menos una vez al mes

Si bien, explica el especialista, todos los humanos cada que comen tienen por algún periodo determinado reflujo, ya que el organismo está diseñado para tenerlos por las diferentes presiones que hay en el tórax y en el abdomen, cuando estos se alargan es porque las barreras antirreflujos fallaron.

“Es importante consultar al médico, es un problema tan frecuente que el paciente no tiene que ir al especialista, el médico de primer contacto es quien debe evaluar lo que se requiere”, dice el médico.

Al ser tan común, las personas suelen automedicarse para controlar la enfermedad, ya que existen medicamentos de libre acceso capaces de aliviar el malestar; sin embargo, el problema es que los síntomas no son exclusivos de esta enfermedad, son los más típicos, pero existen otras enfermedades más serias que se pueden confundir y poner en peligro la vida de los pacientes.

“Es importante consultar al médico cuando hay síntomas de alarma, como la pérdida de peso o que noten evacuaciones negras que indiquen hemorragias del tubo digestivo; en esos casos es importante que acudan a consulta inmediatamente”, afirma el experto.

También puedes leer: Temporada de infecciones gastrointestinales