Para la mayoría de los niños que ahora tienen smartphones nunca existió un teclado con letras que no pudiera acompañarse de otro con emojis.

Esta realidad ha cambiado la forma en que las generaciones más jóvenes se comunican pero, para muchos, no ha cambiado lo que experimentan en casa o en la escuela.

Por esto, la compañía sueca BRIS desarrolló una aplicación que facilitaría a los niños y adolescentes poder expresar una situación de riesgo, como abuso doméstico, bullying, pensamientos o comportamientos suicida y más.

Abused Emojis se agrega a los teclados del celular y cuando se selecciona despliega 15 emojis ya conocidos, pero modificados para representar dichas situaciones: una niña con un curita en la cara, una cara triste con un ojo morado, unas manos con cortadas en las muñecas, un niño junto a su madre y una cerveza, entre otras. 

“Los problemas a los que se enfrentan los niños van desde la dificultad de encajar en su entorno hasta historias desgarradoras sobre violencia y abusos sexuales”, dijo Sylvia Ernhagen, responsable de comunicación de BRIS, “hay muchos niños que se sienten mal por distintas razones, y estos emojis son fáciles de entender y usar”.

Los emojis no aparecen como los originales del Unicode Consortium (los que cualquiera reconoce en su teléfono) sino que se copian a la conversación como fotos. Dentro de la misma app también hay un teclado rosa. 

“Si tú o alguien que conoces ha sido herido, maltratado o se siente triste, ‘Abused Emojis’ hará más fácil hablar de ello”, se lee en su descripción. 

BRIS es una organización sin fines de lucro que maneja una línea de ayuda nacional para niños y adolescentes. 

“Cada día tenemos contacto con un gran número de niños a través del teléfono, chat y conversaciones de correo”, explican al comprar la app, “muchos de los problemas que los niños enfrentan ahora son estigmatizados y frecuentemente no tienen con quién hablar más que con nosotros”.

El video introductorio muestra a tres menores hablando en inglés sobre lo que creen que significada cada uno de los nuevos 15 emojis: “Esta niña parece que ha sido golpeada”, “Que he experimentado violencia”, “Mamá está tomando”, “Que se sienten como mierda” y “Creo que ella tiene pensamientos negativos”, es lo que dicen. 

La palabra emoji viene del japonés imagen, escritura y  carácter. Fueron creados desde el siglo pasado pero hasta noviembre del 2011 aparecieron en el iPhone y otros dispositivos. Según engadget.com en apenas un mes su uso en iOS incrementó un 10 por ciento. 

Abused Emojis está disponible en iOS y requiere acceso total. Aunque en la tienda de apps aseguran que no recolectan, leen o guardan ningún dato de usuarios, sí aparece un anuncio en el que se lee que esto “permite al desarrollador de este teclado transmitir todo lo que escriba (lo que puede incluir todo tipo de información delicada, como números de tarjetas de crédito o direcciones postales) (sic)”.