Día Mundial del Rock: ¿Cómo el dinero recaudado por el Live Aid fue gastado en armas?

Hace 37 años se llevó a cabo el Live Aid, un festival en solidaridad con Etiopía que reunió a lo mejor de este género y dio origen al Día Mundial del Rock

Comparte esta nota

El 13 de julio de 1985, de manera simultánea en Estados Unidos e Inglaterra, el empresario y cantante Bob Geldof y su amigo Midge Ure llevaron a cabo el Live Aid, un concierto en el que recaudaron dinero para Etiopía y Somalia; fecha en la que después se celebraría el Día Mundial del Rock.

Tanto en el estadio Wembley, de Londres, como en el John F. Kennedy, en Estados Unidos, se presentaron varios de los grandes exponentes de este género.

Los fondos recaudados serían destinados a paliar las hambrunas en Etiopía y Somalia.

Te sugerimos: Live Aid: ¿Por qué celebramos el Día Mundial del Rock cada 13 de julio?

Midge Ure, cofundador de la fundación Band Aid Trust, y cantante de Ultravox, había formado anteriormente el Band Aid, un grupo de estrellas de Reino Unido entre las que se encontraban George Michael, Phil Collins y Bono.

El Live Aid, como parte de su estrategia publicitaria, fue promocionado como algo irrepetible, su elenco estaba conformado por Queen, Status Quo, Led Zeppelin, David Gilmour, Keith Richards y Mick Jagger, Bo Diddley, Black Sabbath, Ozzy Osbourne, Neil Young, The Who, INXS, Lionel Richie, Bryan Adams, The Beach Boys o David Bowie.

Muchos de los participantes en el concierto intercontinental habían grabado We Are the World ese mismo año, para recaudar fondos para el mismo propósito.

Entre otros episodios, el dueto vocal de Freddie Mercury con el público, el momento en el que Bono ayudó a una mujer a subir al escenario para bailar con ella, la esperada reunión de Led Zeppelin, acapararon los titulares.

¿Qué pasó con lo recaudado?

Aunque la meta inicial era de un millón de libras, después de que el Live Aid fue transmitido en más de 100 países y tuvo más de mil 500 espectadores, lo recaudado alcanzó 150 millones de libras.

Sin embargo, el dinero estuvo lejos de cumplir sus objetivos, pues finalmente la mayoría de él fue gastado en armas y terminó volviéndose en contra de quienes pretendía ayudar.

De acuerdo con una investigación de la revista Spin, parte de lo donado fue a parar al etíope Mangistu Haile Mariam, que era el presidente del Consejo Militar Provisional.

Mangistu Haile Mariam, quien era apoyado por la URSS y Cuba, gastó lo que le entregaron en comprar armas a los rusos para aplastar a quienes buscaban independizarse en Eritrea.

La revista también descubrió que Gedolf fue advertido acerca de las matanzas de Mangitsu, aunque no atendió a estos avisos.

Por su parte, la BBC evidenció que gran parte de los recursos obtenidos, tras el macroconcierto, se dirigieron a los fondos de la guerrilla etíope , debido a la mala gestión del dinero.

Mandos del Frente de Liberación Popular de Tigrayan, una organización maoísta y secesionista que estaba en guerra con el gobierno de Etiopía, admitieron a la BBC lo ocurrido.

De acuerdo con Aregawi Berhe, jefe militar del Woyane en esos años, no fue difícil robar ese dinero, después de que los guerrilleros se disfrazaran de mercaderes y vendieran sacos de arena a las ONGs a las que les fue entregado el dinero y quienes creían estar comprando granos.

De acuerdo con testimonios, Médicos Sin Fronteras pidió a Geldof que no entregara la recaudación hasta que hubiera infraestructuras que garantizaran el reparto seguro y equitativo; sin embargo, no quiso esperar.

Salir de la versión móvil