8.4
millones de dólares costó cada episodio de la serie
El creador de "Mad Men", Matthew Weiner, escribió la trama en 1999

“The end of an era” fue el título de la séptima y última temporada de “Mad Men”. La serie concluyó con un final abierto y dejó a fanáticos divididos por el desenlace que tuvo Don Draper.

Y es que con un guión simple, ambientación y vestuarios aplaudidos por la crítica y un protagonista egoísta, alcohólico e icónico, esta serie marcó la diferencia en la pantalla chica, en una era en la que dragones, vampiros, zombies y narcotraficantes dominan el rating y el gusto del público.

“Mad Men” –junto a “Breaking Bad”, que finalizó en 2013– fueron las dos mejores series de drama de la cadena AMC.

La serie ambientada en los 60 fue el primer programa de cable básico en Estados Unidos en ganar el Emmy Award for Outstanding Drama Series durante sus cuatro primeros años de transmisión.

En su final, el público no pudo definir si a Don Draper se le ocurrió una idea para un exitoso anuncio de Coca-Cola y siguió así con su estilo de vida, o si verdaderamente tuvo una epifanía que cambiaría su curso de una vez por todas. 

El último episodio de “Mad Men” fue transmitido el 17 de este mes en Estados Unidos, marcando el fin de la historia de Don Draper y su compañía de publicistas.

Matthew Weiner, quien fue el creador de “Mad Men”, fue reconocido por su trabajo como escritor en la aclamada serie “The Sopranos”, que marcó su propia época y que concluyó sus seis temporadas un mes antes del estreno de la historia que introduciría al mundo a Don Draper, en 2007. 

Siete temporadas después, la última de las cuales se dividió en dos partes, la serie sobre el publicista alcohólico, mujeriego y cínico ha obtenido 15 premios Emmy, cuatro Golden Globes, entre otros galardones.

El ultimo de sus episodios, que culminó con la historia de Draper y compañía en noviembre de 1970 dentro de la trama, puede ser visto otra vez y hasta el 24 de mayo por HBO, en México. 

De vuelta a ser Hamm

Don Draper era en realidad Dick Whitman, un soldado que participó en la Guerra de Corea, que vuelve a Estados Unidos con una identidad robada para comenzar una nueva vida. 

A lo largo de “Mad Men” tuvo más de una crisis sobre quién era él realmente, pero ni siquiera al final hubo una única respuesta. 

“Como la mayoría de las historias a las que volvemos”, contó para The New York Times Jon Hamm, quien interpretó a Draper, “(el final) es un poco ambiguo. Habíamos hablado del final por un largo tiempo y era la imagen que Matt (Weiner) tenía. 

“Mi interpretación es que, al día siguiente, (Draper) se despierta en este hermoso lugar y tiene un momento sereno de entendimiento, y se da cuenta quién es. Y es un hombre de publicidad. Hay una manera completamente cínica de verlo y decir ‘wow, eso es horrible’. Pero creo que para Don representa un tipo de entendimiento y comodidad en esa vida increíblemente inquieta e incómoda que ha llevado”, opinó el actor.

En la entrevista Hamm bromeó sobre qué hará ahora que la serie ha terminado, pero dijo que la vida sigue con o sin él, al igual que ocurre para su personaje. 

“Fue de cierta manera temáticamente perfecto. El mundo continúa, y esa es una gran pregunta sobre Don. ¿El mundo se derrumbó cuando me fui? Pues no. Así no funciona”, reflexiona Hamm. 

Pero también como para el actor, la historia de Draper no acaba ahí. Es sencillamente la última vez que lo verán quienes siguieron su vida ficticia. Así, él y los demás personajes pueden seguir en el New York de los años 70, listos para la siguiente época.  

Este artículo contiene ‘spoilers’

Coca-Cola Y El Verdadero ‘Don Draper’

Las últimas imágenes de “Mad Men” son las de un anuncio real de Coca-Cola que salió al aire en 1971. El tema “I’d like to teach the world to sing” fue escrito por los ingleses Roger Greenaway y Roger Cook, junto al productor Billy Davis y al publicista Bill Backer. 

Backer, ahora de 88 años, ha sido llamado el Don Draper original pero el hombre apenas si ha visto la serie y no comparte esa opinión. 

En los años 70 trabajó con la cuenta de la famosa bebida para la agencia McCann Erickson y tuvo la idea para el anunció en enero de 1971, según el sitio de Coca-Cola, apenas tres meses después de que el ficticio publicista de “Mad Men” se fuera de retiro espiritual. 

En ese mes Backer tomó un vuelo a Londres pero éste aterrizó en Irlanda, causando el enojo de sus pasajeros en un pequeño aeropuerto. Cuando vio cómo las personas entablaban conversaciones entre ellas y compartían botellas del refresco, escribió una de las líneas de la canción en una servilleta. 

El jingle se estrenó en la radio estadounidense en febrero de 1971 y luego se convirtió en un anuncio para la televisión. Su producción fue de 250 mil dólares, un presupuesto inusual para la rama, y fue grabado en Italia. 

Su inclusión en la serie protagonizada por Jon Hamm hizo que muchos se preguntaran si todo había sido un largo anuncio planeado por Coca-Cola pero la compañía lo niega.