El misterioso director y artista visual estadounidense se ha tomado en serio su aventura por el mundo de la música. 

Después de lanzar en 2011 el intrigante “Crazy clown time”, su álbum debut, ayer dio a conocer más detalles sobre su segundo material musical en solitario. 

“The big dream” será lanzado el próximo 16 de julio a través de Sacred Bones Records (casa de bandas como The Men, Cult of Youth, Zola Jesus y The Crystal Stilts). 

La fórmula en la producción en este nuevo álbum se repite al echar mano del ingeniero de audio Dean Hurley, con quien Lynch ya ha trabajado anteriormente. 

El director de películas como “Mulholland drive”, “Eraserhead” o “Blue velvet” escribió 11 de los 12 tracks del álbum. Disco que además, incluye un bonus track con la participación de la cantante sueca Lykke Li.

La aproximación de David Lynch a la música pasa por lo que él mismo ha denominado como “blues moderno”, pero con las excentricidades de sonido que esperaríamos de una mente creativa como la suya. 

Según el comunicado de prensa de Sacred Bones, Lynch toca en varias canciones la guitarra y su delicada e inconfundible voz es procesada con efectos que le agregan una teatralidad ad hoc. No podíamos esperar menos.