Un estudio experimental que utilizó el virus del herpes genéticamente diseñado mostró avances en el tratamiento de un tipo de melanoma o cáncer de piel. 

Cuando dicho virus es inyectado en los tumores no daña otras células, sino que se reproduce y combate el cáncer. 

El estudio fue publicado esta semana en Journal of Clinical Oncology y es uno de varios nuevos esfuerzos en luchar contra la enfermedad de manera inmunológica, es decir con otros virus manipulados. 

Talimogene laherparepvec (T-VEC) es la inmunoterapia oncológica derivada del virus simple del herpes y la primera que demuestra beneficios en terapia contra melanoma al llegar a la fase III del ensayo clínico.

Fue diseñada para mejorar la respuesta inmune del sistema antitumor y también sería la primera en usar virus contra melanoma.

El estudio incluyó a 436 pacientes en fase III y IV de la enfermedad con melanoma inyectable que no fuera posible resecar por medio de cirugía, es decir inoperable; los sujetos provinieron de 64 centros de salud en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Sudáfrica.

Éstos fueron tratados al azar con el T-VEC de forma intralesional o de manera subcutánea con un factor que estimula colonias de macrófagos y granulocitos (GM-CSF). La media de supervivencia fue de 23.3 años con el primer tratamiento, es decir el T-VEC, y 18.9 meses con el segundo. 

Los síntomas comunes en pacientes bajo el primer tratamiento fueron fatiga, escalofríos y fiebre. 

“Hay un entusiasmo creciente con el uso de tratamientos virales como el T-VEC para el cáncer”, aseguró el profesor Kevin Harrington del Instituto para la Investigación del Cáncer, quien lideró al equipo del Reino Unido desde Londres.

“(Estos tratamientos) pueden lanzar un ataque de dos frentes sobre los tumores”, dijo, “tanto para matar las células cancerosas directamente como para fortalecer el sistema inmune contra ellas.

“Y debido a que el tratamiento viral ataca solo a las células cancerosas específicamente, tiende a tener menos efectos secundarios que la quimioterapia tradicional o algunas otras inmunoterapias nuevas”, señaló Harrington. 

El T-VEC es útil para tumores en etapas tardías que son fáciles de acceder, es decir no la mayoría, pero ésta y otras inmunoterapias pueden usarse juntas para atacar tumores más grandes. 

El tratamiento aún no ha sido aprobado por las autoridades correspondientes, pero los expertos también deben enfocarse en por qué algunos pacientes responden al virus y otros no. 

Además es de igual importancia que, en conjunto con la recuperación de personas que ya sufren de esta enfermedad, las demás prevengan una situación similar al protegerse de una prolongada exposición a los ratos ultravioletas del sol.  

Robert H.I. Andtbacka del Huntsman Cancer Institute de la Universidad de Utah y Howard L. Kaufman del Rutgers Cancer Institute of New Jersey fueron los autores principales del estudio que involucró a casi 30 investigadores. 

Los resultados fueron presentados en las juntas anuales de la Sociedad Americana de Oncología Clínica del 2013 y 2014.