El imán más poderoso del mundo generará un campo magnético de un millón de veces más que el de la Tierra. Fue creado para el experimento de fusión nuclear ITER, en el sur de Francia.

Esta nueva maravilla, de un total de 18, mide 14 metros de altura, 9 metros de ancho, pesa 110 toneladas, como un Boeing 747, según informa la organización europea Fusion for Energy (F4E).

Los responsables del megaproyecto demostrarán la viabilidad de la energía de fusión nuclear y estos imanes superconductores (conocidos como bobinas de campo toroidal), servirán para confinar el plasma supercaliente del reactor experimental, que se espera alcance una temperatura de 150 millones de grados centígrados.