Científicos del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla (EE. UU.) diseñaron un antibiótico superpoderoso capaz de destruir a las temidas superbacterias: la vancomicina.

Este nuevo fármaco está basado en tres modificaciones estructurales de los antibióticos tradicionales y presenta tres mecanismos de acción independientes, con los que mata a las superbacterias, hoy en día consideradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la principal causa de muerte en hospitales.