John Lennon, nacido el 9 de octubre de 1940, cumplirá este 8 de diciembre 40 años de fallecido, sin embargo, el legado del hombre que un día creyó “ser más famoso que Jesucristo” sigue presente y sus facetas como un ser frente y detrás del escenario sigue conociéndose hasta hoy en día.

Tras la formación de la banda más famosa del mundo, al lado de Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, en 1957, Lennon vivió una vida paralela al mundo del espectáculo igual o más interesante.

The Beatles, tras pasar por una serie de cambios hasta formar la alineación con la que se retirarían en 1970, alcanzaron el éxito comercial en 1963, casi al mismo tiempo en el que Lennon se convirtió en padre.

Además de ser un famoso cantante, Lennon fue un padre ausente, un marido golpeador e infiel y hacia el final de su vida, que Mark Chapman truncó muy tempranamente, un luchador incansable por la paz.

Celos, golpes y un abrupto final

John Lennon conoció a Cynthia Powell en 1957, cuando ambos eran compañeros de estudio en el Liverpool College of Art.

Aunque Cynthia confesó sentirse en parte “asustada” por la apariencia de Lennon, también mencionó haber sentido atracción por este peculiar sujeto, lo que incluso la llevó a pintarse el pelo de rubio, pues Lennon fantaseaba entonces con la cantante y actriz francesa Brigitte Bardot.

Tras un primer intento por parte de Lennon para empezar a salir, que fue rechazado por Cynthia, comenzaron una relación que se intensificó cuando ella viajó, al lado de la novia de Paul McCartney, para asistir a las presentaciones de “The Quarrymen”, la banda que daría origen a The Beatles y que primero probó suerte en Hamburgo.

Fue el mismo cantante quien confesó que con el tiempo se convirtió en un ser celoso y posesivo, quien además aterrorizaba a Cynthia con su constante maltrato físico y ataques de ira.

Lennon mencionaría años más tarde que tras conocer a Yoko Ono, la mujer con la que después sería infiel a su mujer, fue cuando se cuestionó acerca de su actitud machista con las mujeres.

TE SUGERIMOS: “SOMOS MÁS POPULARES QUE JESÚS”, EL COMENTARIO QUE DESATÓ UNA ‘CACERÍA DE BRUJAS’ CONTRA THE BEATLES

También confesó que la canción “Getting Better” estaba inspirada en sus vivencias al lado de Cynthia, pues solía golpearla.


Yo solía ser cruel con mi mujer-fisicamente- y con cualquier mujer, Yo era un golpeador. No podía expresarme y recurría a los golpes peleé con hombres y golpeé mujeres. Por eso siempre estoy con lo de la paz

John Lennon

Al enterarse que Cynthia estaba embarazada, en 1962, John dijo que sólo había una sola cosa por hacer ante ese escenario: casarse.

La pareja contrajo nupcias el 23 de agosto de ese año, justo cuando la fama de la banda comenzaba a crecer.

Brian Epstein, manager del grupo, pidió a Lennon mantener el secreto de su estado civil, debido a que las fans podrían desilusionarse al saber que uno de los hombres más famosos de la Tierra, estaba casado.

Cuando su hijo Julian nació el 8 de abril de 1963, Lennon estaba ausente. Lo conoció tres días después del alumbramiento.

Las adicciones a las drogas, el poco tiempo que pasaban juntos como pareja y familia, así como el comportamiento habitual que Lennon tenía entonces terminaron por destruir su matrimonio.

Cynthia tuvo que vivir varios momentos amargos más al lado de su esposo antes de separarse del cantante definitivamente.

Tras describir a Lennon y Yoko Ono juntos en su casa de Kenwood, Cynthia tomó sus cosas y se marchó con amigos, uno de ellos, Alexis Mardas, afirmó haber pasado una noche con Cynthia y le informó que esto había llegado a oídos de Lennon, quien buscaba el divorcio y la custodia de Julian.

Después de una serie de negociaciones, Cynthia accedió al divorcio en 1968, determinándose en la corte que John Lennon tendría que pagar a su exesposa una cantidad mensual de 100 mil libras, más un pequeño pago anual y entregarle la custodia de su hijo en común.