Peter Docter, director de “Monsters Inc.”, “Up”, entre otras, vuelve a hacer llorar a los cinéfilos con “Inside Out”, la recién estrenada película de Pixar.

Originario de Minnesota, Docter recreó su interés por el comportamiento de su propia hija en el filme que explora la mente del personaje de Riley. La niña de 11 años debe dejar su hogar, también en Minnesota, para seguir a sus padres a San Francisco, lo que la trastoca en su ya arduo viaje hacia la adolescencia. 

Quienes ya vieron el largometraje animado han reportado en numerosos medios y redes sociales lo casi imposible que es no llorar con esta historia. 

Porque, además de Riley, los protagonistas también son los sentimientos universales de alegría, furia, tristeza, temor y disgusto hechos caricatura.

Éstos habitan la mente de la niña pero no fueron una creación caprichosa de los animadores. Están diseñados en base a las teorías de Paul Ekman, también consultor de Disney e Industrial Light & Magic.

El científico afirma que estas emociones trascienden países y culturas, y claro, edad. Está también el sentimiento de sorpresa pero por ser uno rápido, solo da paso a otras fases emotivas. 

“Creo que realmente lo lograron (representar)”, dijo a NPR, Dacher Keltner, profesor de psicología en la Universidad de California y también consultor del filme. 

La película “se enfoca en uno de los momentos más importantes en la vida de un individuo, es decir la transición entre la pre adolescencia y los primeros años de la adolescencia, en la que los niños –y creo que particularmente las niñas–  comienzan a realmente sentir de forma poderosa la pérdida de la infancia”, opinó Keltner. 

Además la tristeza, una monita azul de lágrima fácil, es representada como un personaje importante, a diferencia de otras películas para niños donde se deja de lado para favorecer momentos y finales felices. 

En la cabeza de la mamá de Riley es ella quien manda, por ser empática. Y en la historia se convierte en una heroína porque salva a otras emociones de perderse en los corredores de la memoria. 

Para Dacher Keltner esta es “una buena afirmación acerca de lo importante que es la tristeza para entender quiénes somos”. 

Un lugar difícil de ocupar

Más 90 millones de dólares obtuvo “Inside Out” durante su primer fin de semana, el mayor debut para una película original de Pixar. Sin embargo fue opacada por los más de mil millones que lleva “Jurassic World”,   que lidera la taquilla internacional.