La primera lápida digital del mundo —iTernal— que ofrece información audiovisual de todo tipo sobre la persona fallecida fue instalada en Máribor, una ciudad de Eslovenia.

La iTernal también puede identificar a quienes visiten la tumba y puede mostrar discursos grabados por el difunto, mensajes de despedida de los dolientes, citas religiosas, cartas, datos diversos como canciones y más. Además, es “irrompible” y soporta variaciones extremas de temperatura, revela el portal español abc.