Los logos que son reconocidos sin problema a nivel mundial en tiendas de autoservicio no sólo decidieron implementarse para representar productos comestibles o bebibles, sino también para aparecer en la ropa del día a día.

Coca Cola o Pepsico, marcas de refrescos estadounidenses creadas desde 1886 y 1898, respectivamente, 100 años después ya no sólo aparecen en embases de vidrio o en pancartas publicitarias, sino en tiendas de ropa juveniles, donde se compran por costos elevados considerando que hace 50 años eran prendas que ni regaladas te las ponías.

Las playeras con los logos de ciertos productos sólo eran vistas por los empleados que laboraban en las diferentes empresas productoras. Si se le hubiera mencionado a un hombre hace medio siglo que la playera con el logo de Pepsico o Coca Cola que usaba en su trabajo se vendería en 2018 por un promedio de 400 pesos, no lo creería.

En El marketing de influencia en moda, un texto escrito por dos estudiantes de la Universidad de Sevilla, Concha Pérez Curiel y Sergio Luque Ortiz, se explica que “en un mercado global, con un consumidor exigente e informado y niveles de competencia máxima, las marcas están obligadas a usar todos los recursos a su alcance para mantenerse y crecer”.

En la tienda de origen español, Bershka, la cual se ubica en 71 países de todo el mundo, cuenta con playeras y blusas con el logo de Coca Cola en el pecho, y son vendidas desde 249 a 299 pesos, considerando el descuento que se les aplicó por la temporada de rebajas. El precio original era de 499 pesos.

“No sé si compraría algo tan simple a este precio. Sé que vengo a una tienda que tiene precios baratos y caros, pero por algo así no gastaría nada, y si lo hiciera, la haría yo misma”, comenta Regina Guzmán mientras permanecía en la fila para pagar y veía cómo dos adolescentes se llevan dos blusas de Coca Cola “para combinar”.

La generación millennial trajo consigo un flashback en la ropa que se utilizaba el siglo pasado, nombrándola desde trendy, chic y un clásico.

En la cadena de ropa Pull and Bear y H&M, la primera británica y la segunda sueca, también le ofrecen a sus consumidores prendas con marcas bien representadas, como Pepsi, que se autodenomina como un símbolo de frescura y de vida actual.

Mientras que las blusas en Pull and Bear tienen un valor de 349 pesos, en H&M tienen un costo desde 234. Una playera de algodón lisa tiene un coso promedio, entre las tres tiendas, de 100 pesos.