Este 8 de julio falleció el expresidente de México, Luis Echeverría Álvarez, quien gobernó entre 1970 y 1976. Sexenio enmarcado por la matanza de estudiantes denominada el ‘halconazo’ en 1971; así como la prohibición del rock.

Lo anterior, ocurrió dos años después de que se llevara a cabo el Festival Rock y Ruedas de Avándaro, el cual se realizó el 11 y 12 de septiembre de 1971en el Estado de México, donde se dieron cita miles de jóvenes.

Así, con las heridas de la matanza de Tlatelolco de 1968 y el ‘halconazo’ muy frescas, los asistentes acudieron en busca de la libertad y sanar lo que había ocurrido con dos días llenos de música.

En este se presentaron bandas de rock como El Epílogo, La División del Norte, Tequila y Peace and Love. Estos últimos lograron encender al público con canciones como ‘Marihuana’ y ‘We got the Power’, pero también el miedo en el presidente.

Esto, debido a que las imágenes del festival mostraban a miles de jóvenes en sintonía, siendo libres y pensando de la misma forma, lo cual infundió terror en Luis Echeverría, pues era una incitación de la subversión y una inminente revolución.

Y aunque los asistentes al Festival Avándaro recuerdan que la pasaron bien disfrutando de la música, algunas bebidas alcohólicas, marihuana y que había una que otra persona desnuda, la prensa mostró otra historia.

Te puede interesar: Del 68 a la Guerra Sucia, así fue el oscuro paso de Luis Echeverría por la política nacional

Así, publicaron imágenes y videos de libertinaje, descontrol, rebeldía, drogas y más e incluso algunos titulares calificaban a Avándaro como “encueramiento, mariguaniza, degenere sexual, mugre, pelos, sangre y muerte”.

Fue así que dos años después, en 1973 Luis Echeverría Álvarez prohibió los conciertos de rock en grandes recintos, pero esto no fue todo, pues también se sancionaban a las radiodifusoras que transmitieran temas de este género.

Esta medida provocó que muchas agrupaciones que tocaban rock desaparecieran; no obstante, otras más se convirtieron en parte de la resistencia dando pequeñas presentaciones en patios de casas, edificios en ruinas y fábricas abandonadas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Melómanos MX (@mxmelomanos)

Los cuales eran sitios underground conocidos como ‘hoyos fonky’, en donde se daban cita diferentes personas para poder escuchar sus canciones favoritas.

Esto ocurrió hasta que Luis Echeverría dejó el mando y poco a poco las medidas se fueron relajando, hasta que en la década de los 80 el rock en español resurgió y alcanzó uno de sus mayores auges.