Los mexicanos tenemos todo para ser gran potencia, para ponerle el ejemplo al resto del mundo y para demostrar que somos fuertes como ningunos para poder cambiar los malos hábitos y, con ello, gozar de una salud de hierro.

La batalla a ganar no es sencilla y el costo y sacrificio que representa es significativo, pero con disposición y la participación de ciudadanos, instancias gubernamentales e iniciativa privada se podrán obtener las herramientas necesarias para eliminar cualquier enemigo que atente contra el bienestar del país y perjudique la salud pública a nivel nacional e internacional.

Sí, es hora de poner en práctica las alternativas que harán que brille este diamante en bruto llamado México.

Sobre todo porque las principales razones para hacer que cambien los mexicanos y sean más saludables están frente a ellos mismos: sus problemáticas son falta de actividad física, cansancio laboral, enfermedades y falta de tiempo.

56%

De los mexicanos no realiza alguna actividad física

Si es un país con condiciones climáticas favorables gran parte del año, se debe inclinar hacia la promoción del ejercicio al aire libre, si no le alcanza el tiempo, se pueden crear planes de organización, los cuales podrían implementarse como parte de la educación básica.

Los pequeños en el país van a preferir –por antojo, costumbre y practicidad de los padres– comerse un pastelillo Gansito, antes de una manzana. Si eres padre de familia, quítales la tablet y dales una manzana en la mano y habla con los miembros del hogar sobre los beneficios de alimentarse sanamente, ya que lamentablemente –en 2015– se presentaron 3 millones de decesos por causas relacionadas a la falta de ingesta de frutas, 2 millones porque no se consumen suficientes vegetales y 1.6 millones porque no practican actividad física, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).


Si se mantienen las tendencias actuales, el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025,según la OMS

Es irónico que la República Mexicana está entre los países con la alimentación más deplorable y las dietas menos saludables, si cuenta con gran variedad de productos de agricultura local, regional y nacional.

3

Millones de muertes en el mundo sucedieron en 2015, por ca usas relacionadas a la falta de ingesta de frutas

Este país ocupa el puesto número 29 de los 32 miembros de la OCDE con el mayor porcentaje de población adulta que consume frutas de manera diaria y sus habitantes no se dan cuenta que ahí está la solución a corto, mediano y largo plazo, pues el informe del organismo mencionado subraya que “incluir frutas y vegetales en la dieta diaria reduce el riesgo de enfermedades coronarias del corazón, paros cardíacos y ciertos tipos de cáncer. Agregar fibra a la dieta, lo que baja la presión sanguínea y regula la insulina, lo que puede tener un impacto en el riesgo de tener diabetes tipo 2”, además, “tener actividad física regular mejora el estado físico a nivel muscular y cardiorrespiratorio, y reduce el riesgo de hipertensión, enfermedades coronarias del corazón, paros cardíacos, diabetes y ciertos tipos de cáncer. Además, se ha demostrado que tienen un impacto positivo en la salud mental”.

Fórmula para vencer

Erradicar problemas como las consecuencias que conllevan la diabetes, la obesidad y el sobrepeso en la población infantil y adulta en México va mucho más allá de sólo “bajar unos kilos”.

México y su ciudadanía destacan por conformar una nación de acción colectiva y creatividad al máximo. Por ello se insta a que el gobierno lance propuestas –por ejemplo– para que se dispare la imaginación y la iniciativa para crear campañas que sí ayuden a disminuir las cifras de casos.

7 de cada 10

Mexicanos tienen obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT)

Y si la participación incluye las redes sociales, se hará una ola de material viral –y memes– que bien podrán transmitir los mensajes con las ventajas de modificar los estilos de vida en el país.

El primer paso es cambiar la mentalidad de los habitantes respecto al consumo de una dieta balanceada y adecuada para su ritmo diario (si pasa grandes lapsos de tiempo en el tráfico, si no acostumbra hacer ejercicio o si se alimenta con productos de alto contenido graso, por ejemplo). No todas las dietas aplican para todos y las soluciones se pueden adecuar a cada persona.

El enemigo número uno del mexicano, es decir, su “kriptonita” es el sedentarismo y afecta a niños, jóvenes y adultos.

+347

Millones de personas tienen diabetes en el mundo

Una alternativa es fomentar en medios masivos –y hasta en el medio tiempo de un partido de futbol– las recomendaciones de instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual indica que mejorar la dieta diaria –incluir frutas y verduras en la misma– podría salvar alrededor de 1.7 millones de vidas globalmente.

Se necesita de ideas, esfuerzo e interés por parte de todos.