http://indigo-video.s3.amazonaws.com/piensa/piensa-20130606-02.mp4

Of Monsters and Men podría sonar en primera instancia a una inofensiva banda de folk–pop, pero con la cantidad de unidades que han vendido de “My head is an animal”, su disco debut, se han colocado en la vanguardia de la representación musical de Islandia. 

Y vaya que la exportación de música de aquel gélido país está bien dotada: la lista incluye a la ecléctica Björk, los progresivos Sigur Rós y múm, el indie rock de The Sugarcubes, la electrónica de GusGus, la neosicodelia de Singapure Sling y la voz de Emilíana Torrini.

Luego de ganar en 2010 la más prestigiosa “guerra de bandas” de su natal país, Of Monsters and Men catapultó su popularidad con “Little talks”, un éxito transatlántico que perfeccionó la fórmula del folk–pop moderno que también es utilizada por sus contemporáneos Mumford & Sons y The Lumineers. 

La clave está en el uso de melodías barrocas, guitarras acústicas, ritmos in crescendo, gritos esporádicos y pies golpeando el suelo con ritmo. “My head is an animal” es un álbum que pasa lista a estos ingredientes con las voces de Nanna (quien físicamente podría hacerse pasar por la hermana menor de Björk) y Ragnar, un juego melodioso de voces femenino–masculino que define el estilo de la banda.

“Dirty paws”, la canción abridora del disco, de inmediato nos hace mover el pie para golpear el suelo acompañando el ritmo. En esta como en otras canciones más, Of Monsters and Men hace uso del escenario natural islandés para ambientar sus letras: árboles parlantes, criaturas de nieve, libélulas, abejas y pájaros se aparecen en el imaginario que acompaña el folk–pop de la banda. 

Aunque todo parecía indicar que Of Monsters and Men se presentaría en el festival Corona Capital en la Ciudad de México, resultó ser una falsa alarma. La deuda con su base de fans mexicanos seguramente quedará saldada cuando menos se lo esperen.

Por lo pronto los islandeses pueden presumir que han vendido 673 mil copias de su álbum debut en Estados Unidos, 55 mil de ellas tan solo en su primera semana, convirtiéndose así en los artistas islandeses que mejor se han vendido en el mercado norteamericano. Si, por encima de Björk.

Álbum recomendado

“My head is an animal”
Of Monsters and Men
(Universal; 2012)