En México, la ley puede castigar hasta con 25 años de cárcel a quienes produzcan, vendan y/o trafiquen drogas

¿Mariguana en pijamas? Así como muchos preparan pasteles en la comodidad del hogar, otros arman aviones de juguete en su sótano, otros tantos cultivan cannabis en una especie de jardín clandestino en casa.

Esa cultura del DIY (Do It Yourself o Hágalo Usted Mismo), en la que se elaboran y fabrican cosas en casa se ha vuelto una tendencia fuera de Europa y Estados Unidos (en donde gozó de apogeo), y se ha inclinado hacia la hidroponía de mariguana en México.

Y es que la mariguana hecha en casa no solamente está considerada gourmet, sino que ha impulsado la importación de cannabis potente de Estados Unidos, y ha generado un boom de métodos nuevos –y tecnológicos– para su elaboración.

“Un mensaje de texto llevará a un traficante de la Ciudad de México a la puerta del consumidor con un menú de variedades de alta calidad a la venta a cambio de un paso de la tarjeta de crédito en un lector de smartphone. Tiendas de hidroponía suministrando de equipo a aquellos que quieren cultivar potentes variedades en sofisticadas operaciones caseras. Algunos incluso han instalado cooperativas de mariguana para dividir los costos de las altas facturas eléctricas e intercambiar entre ellos sus cosechas”, publica La Jornada, en referencia a un informe en Associated Press (AP).

Este es un mercado emergente pero todavía clandestino por su carácter ilegal, ya que en la República Mexicana está prohibida la venta y el cultivo de cannabis. Y solamente se puede cargar hasta con 5 gramos de mariguana para uso personal.

Pero a pesar de que en México la ley castiga hasta con 25 años de prisión a quienes produzcan, vendan o trafiquen drogas, esta tendencia es casi una industria paralela al narcotráfico y/o el menudo y mayoreo de narcóticos.

Cada vez hay más intercambio de metodología, técnicas, sustancias y equipo para cultivar cannabis en la comodidad del hogar. Sin embargo, la razón principal del éxito no es el confort de producir en un jardín secreto en el tercer piso de la casa, sino la calidad del producto.

Por lo general las semillas para cultivarla las consiguen en el extranjero, pues las tiendas de hidroponía en México no tienen hierba. Sin embargo, la ilegalidad no es un impedimento alguno para este campo de drogas DIY, pues hay diversos sitios de fácil y libre acceso en Internet, en los que se enlistan de manera ilustrada todos y cada uno de los pasos para cultivar este producto.

¿Narcotráfico casero?

Pese a la situación actual del país y la guerra contra el narcotráfico, los productores de mariguana casera dicen estar totalmente alejados del crimen organizado y el narco. “De hecho, cosechar e intercambiar entre ellos, alegan, evita que apoyen a los cárteles (…)”, puntualiza La Jornada.

Daniel, de 32 años, dice no ser parte del narco y señala que solo le “gusta fumar”, de acuerdo a AP. “Habló bajo condición de que no se mencionara su apellido debido a que su operación casera es ‘superilegal’, pese a que es exclusivamente para uso personal.”, agrega la publicación en el diario mexicano mencionado.

Algunos de los productores se defienden de los detractores al afirmar que su mariguana es para uso propio y que no se vende. Pero otros ya comenzaron a traficar con su cannabis “recién hecho”, el cual puede contener hasta 20 por ciento de tetrahidrocannabinol (THC), que es el componente psicoactivo principal en la mariguana. 

En comparación, la mariguana (o hierba de ladrillo) que se vende en el país contiene –como máximo– 8 por ciento de THC.

Por lo que resulta más barato producir mariguana de esta calidad, que comprarla en el mercado.

De acuerdo a AP, “hasta ahora, los reportes que señalan el tránsito de marihuana estadounidense hacia nuestro país son bastante vagos, sin embargo, un funcionario del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) dijo a la Radio Pública Nacional que los operativos de los cárteles mexicanos estaban contrabandeando marihuana de alta calidad de Estados Unidos para venderles a sus clientes ricos, aunque no había indicios de un comercio masivo al sur de la frontera. La DEA declinó comentar algo al respecto”.

Legalizarla o cultivar

Esta rama del mercado de la mariguana pone en tela de juicio si se debe legalizar o no el uso de esta sustancia en México. De acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, el cannabis es la droga de mayor consumo respecto a las sustancias ilícitas que se producen y trafican en el país, con un 80 por ciento del total.

“(…) Mientras la mariguana se vaya abaratando más y más en Estados Unidos con la legalización total –que seguirá expandiéndose, la prohibición en México y su consecuente encarecimiento, hará más rentable para los narcotraficantes que la droga se venda ahora en territorio nacional”, apunta la revista Forbes. Y por ende, expandirá el mercado clandestino de hidroponía de mariguana.

Alternativas en el jardín

Además del emergente campo de hidroponía de mariguana en México, jóvenes en países como Alemania y Francia optaron por una alternativa que alcanzó auge el año pasado y se está reforzando en la actualidad: fumar hortensias.

Los pétalos de estas flores producen una sensación muy similar a los efectos alucinógenos y de euforia como los del THC. Y fumar hortensias resulta mucho más económico que comprar o inclusive producir cannabis.

Pero, como dice en Le Matin Kurt Hostettmann, profesor de farmacología de la Universidad de Lausanne, “los efectos secundarios (de fumar esta flor) son muy nocivos para la salud”, ya que puede causar trastornos gastrointestinales, problemas respiratorios, aumento del ritmo cardíaco y mareos. 

> Hidroponía de cannabis
Guía para cultivar mariguana en casa

> Del high a la esquizofrenia
Consumir “skunk” (mariguana de alta potencia) está ligado a mayor riesgo de desarrollar episodios psicóticos