Si el vestuario y la parafernalia de David Bowie son material de exposición para el museo Victoria and Albert de Londres, ¿por qué ABBA no habría de tener su propio museo en Estocolmo?

Esta semana se inaugura un espacio permanente dedicado completamente a la banda más grande que ha dado Suecia para el mundo. 

Entre las atracciones que ofrece el museo está la posibilidad de cantar y tomarse fotos con hologramas en 3D de su integrantes, así como una pista de baile muy al estilo de la década de los 70. 

No solo eso, basado en uno de sus primeros éxitos, “Ring Ring”, se ha dado a conocer que el museo incluirá un teléfono rojo del que solo los cuatro integrantes de ABBA conocen su número… la idea es que alguno de ellos marque al azar para que un afortunado fan pueda contestar a su visita. 

En la presentación de esta exhibición permanente, Bjorn Ulvaeus dejó en claro que ABBA no volverá a reunirse. Así, el también compositor de 68 años de edad apagó el sueño de miles de fans.