Gracias a The Echo Nest, “compañía de inteligencia musical”, usuarios de servicios de streaming como Spotify, Rdio y Deezer pueden gozar de recomendaciones basadas en sus gustos y así “descubrir” nueva música.

Aunque esta experiencia acompaña a millones diariamente, The Echo Nest había permanecido “invisible” hasta que ayer Spotify anunció que se uniría a su equipo.

“La adquisición apoya la estrategia de Spotify de aumentar el consumo mundial de música y respaldar los ingresos totales de la industria  mediante la construcción de la mejor experiencia de usuario y un motor de descubrimiento de música para millones de fans”, explicó la empresa sueca en un comunicado.

 Agregó que la plataforma de datos seguirá operando de manera independiente, por lo que podrá continuar ofreciendo su servicio a rivales. Sin embargo, la compra (no se especificó el monto) pone a Spotify un paso adelante que sus competidores. 

“Juntos vamos a cambiar la forma en la que escucha el mundo”, advirtió Spotify.