http://indigo-video.s3.amazonaws.com/piensa/piensa-20130523-02.mp4

The National no necesita de grandes sobresaltos para llamar la atención o para hacer que un tema tenga su mejor momento. A lo largo de su carrera, la banda originaria de Cincinnati, Ohio, se ha caracterizado por perfeccionar un sonido que en apariencia es constante, que no es lo mismo que monótono. 

Las cosas cuadran en The National. Sus primeros tres discos, “The National” (2001), “Sad songs for dirty lovers” (2003) y “Alligator” (2005), fueron lanzados con dos años de diferencia uno del otro; los últimos tres, “Boxer” (2007), “High violet” (2010) y su nuevo álbum “Trouble will find me” (2013), se llevan tres años de diferencia. 

No solo eso, la banda está conformada por cinco integrantes, de los cuales cuatro son dos parejas de hermanos: el excelente dúo de guitarras que hacen Aaron y Bryce Dessner, así como la base rítmica que forman Scott y Bryan Devendorf, en bajo y batería, respectivamente. 

La única pieza que se mantenía en solitario era Matt Berninger, quien con su voz grave, ubicada en la tesitura más baja del barítono, cohesiona los elegantes arreglos –no por nada siempre visten de traje– y pacientes in crescendos. Pero con el lanzamiento del documental “Mistaken for strangers”, The National cierra el círculo de “hermandad” con un sexto integrante: Tom Berninger, hermano de Matt, quien hizo una película sobre su experiencia de viajar con la banda en su más reciente gira.

Con “Trouble will find me”, el nuevo álbum de la banda que se ha asentado en Nueva York, tal vez deberíamos reconceptualizar el anticuado género musical adult contemporary (adulto contemporáneo). 

Y es que a lo largo de los seis álbumes de The National, Matt Berninger se ha dedicado a escribir la crónica de la realidad, las frustraciones y los anhelos de los hombres de la clase trabajadora, en particular de esa difícil transición adulta que se da cuando un hombre de treinta y tantos asume las responsabilidades de tener familia, pareja, trabajo, etcétera.  

Berninger tiene 42 años, y por lo menos desde hace 12 escribe y canta las canciones de The National. Es decir, ha plasmado a través de canciones su paso por los treintas.

“Graceless” es un track que encapsula el sentimiento general del álbum, tanto en el sonido como en la letra. La impresionante exactitud de la batería de Bryan Devendorf, la cadencia de los arreglos de cuerdas y guitarras cortesía de Aaron y Bryce Dessner, y el confesionario semifatalista de Berninger se resuelven en un in crescendo triunfal. 

“Trouble will find me” cuenta con la discreta participación de Sufjan Stevens y las voces femeninas de Annie Clark (conocida como St. Vincent) y Sharon Von Etten.

Compren el disco, siéntense y sírvanse un whiskey para escucharlo de principio a fin. 

— Álbum recomendado: “Trouble will find me”
The National
(4AD; 2013)
120 pesos en iTunes