Luego de que un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se negara en tres ocasiones a asesorar a la agencia de salud de las Naciones Unidas para que declarará al ébola emergencia mundial, la OMS lo consigue luego de que mil 600 personas murieran por el brote desde agosto a la fecha.

La declaración de emergencia global podría atraer atención y ayuda internacional, incluso podría haber una respuesta negativa de los gobiernos quede podrían cerrar sus fronteras.

“La emergencia internacional no debe usarse para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesiten ayuda”, expresó Tedros Adhanom, jefe de la OMS.

El mes pasado, este brote se extendió por primera vez por la frontera cuando una familia trajo el virus a Uganda después de asistir al entierro de un familiar infectado en Congo.

Esta es la quinta declaración de emergencia mundial en la historia.

Emergencias anteriores fueron declaradas por el devastador brote de ébola de 2014 en África Occidental que mató a más de 11 mi personas, el surgimiento del zika en las Américas, la pandemia de gripe porcina y la erradicación de la poliomielitis.

La OMS ha sido muy criticada por su lenta respuesta al brote de África Occidental, por negarse a declarar una emergencia mundial hasta que el virus se propago de forma explosiva en tres países y cerca de mil personas murieron.

El brote actual se está extendiendo en una turbulenta región fronteriza con el Congo, donde decenas de grupos rebeldes están activos y donde el bola no se había experimentado antes.