El pentágono seleccionó a la compañía Boeing para que diseñe el avión experimental XS-1.

La nueva nave hipersónica podrá alcanzar el espacio a bajo costo gracias a su tecnología de última generación, se estima que ponga satélites en órbita de forma rápida y segura para luego regresar a la Tierra, además podrá aterrizar como cualquier avión, de manera horizontal.

Las primeras pruebas del XS-1 están previstas para el año 2020 y se especula que alcanzarán el Mach 10, diez veces la velocidad del sonido.