Las actividades presenciales siguen en vilo mientras la crisis sanitaria continúe en México y en el resto del mundo, pero no por ello se detendrá el flujo del arte, la cultura y las letras, ya que este puede continuar desde el terreno de lo virtual. Tomando a la la poesía y la filosofía un grupo de intelectuales fue germinando desde octubre la idea de hacer una encuentro con estas temáticas; el resultado tomó forma, para convertirse en el Coloquio Internacional de Poesía y Filosofía, que comenzará hoy y tendrá su cierre el próximo 15 de enero

Con el apoyo del Fondo de Cultura Económica (FCE), este encuentro online se podrá ver diariamente en el canal de YouTube de la editorial federal, desde las 10:00 y hasta las 15:00 horas, teniendo invitados de países como Perú, Colombia, Argentina, España y México.

“Tuvimos la idea de hacerlo de manera virtual, porque era momento para unir a varios países a través de este medio, ya que tal vez de manera presencial hubiera sido mucho más complicado; entonces, dentro del mismo encierro aprovechar las circunstancias, que aparentemente fueran desfavorables, utilizarlas en beneficio del conocimiento”, comenta Ulises Paniagua, quien es parte del comité organizador.

El propósito es claro para el grupo de estudiosos en las letras: llevar estas disciplinas hasta las casas de los lectores, pero además ampliar el diálogo fuera de lo académico y los estigmas que tanto la poesía como la filosofía tienen tras de sí.

“Se trata de hacer a la filosofía y a la poesía más humanas, entendiendo que a veces la gente de a pie puede verlo como algo de su propia vida. Parte del objetivo del coloquio es lograr sensibilizar a la gente y a los propios académicos de que en el día a día, la gente cotidiana, por decirlo así, también ejerce el oficio de poetas o filósofos, porque también disfrutan de la contemplación”, agrega el también autor en entrevista con Reporte Índigo.

Todas las charlas serán completamente gratuitas y en vivo; además, al término de cada ponencia podrá haber interacción con el público, la cual podría extenderse más allá del coloquio, ya que se prevé que si hay personas interesadas, puedan ponerse en contacto con los intelectuales. Las conversaciones quedarán para la posteridad en el portal de videos de Google.

Plumas como las de Ethel Krauze, Manuel Ángel Vázquez Medel, María Ángeles Pérez López, Miguel Ángel Feria, Luis Luna, Julio César Quesada Galán, Federico Díaz Granados, Virgina Moratiel, Víctor Coral y Barnales Albites, entre una veintena más, participarán en el Coloquio, que este año tiene una temática libre y sin límites.

Desde Física cuántica, hasta Estridentismo en poesía y filosofía

Para los organizadores, este coloquio es la oportunidad perfecta para hablar de los temas que como sociedad creativa, cultural y normal importan.

Las escritoras y autores tuvieron carta abierta para desarrollar sus charlas y esto se puede observar en todo el programa, sin caer en lo monotemático.

“Derivó en muchas propuestas muy interesantes, como de física cuántica, matemáticas, pintura, lingüística, filología y hasta lo colonial y la lengua española (…) Pensamos en académicos, pero al mismo tiempo poetas o filósofos con mucha versatilidad, con esta capacidad de integrarse y que dominaran perfectamente sus temas”, dice Ulises Paniagua.

De cómo la poesía y la filosofía podrían “salvarnos” en esta crisis sanitaria en curso, el autor comenta que el Coloquio sirve para dejar el egoísmo y el pensamiento hacia el “yo”, para cambiarlo hacia una universalidad y pluralidad de pensamiento.

“Es dejar atrás un poco el antropocentrismo, pensar que el ser humano es el único ser capacitado para vivir y disfrutar este planeta, y de tal modo ejercer un ecocidio (…) Se piensa mucho en el ‘yo’ y en ese sentido hay otras tendencias filosóficas no tan occidentales, donde se habla más del ‘nosotros’, creo que para el futuro, si realmente se tuviera la conciencia de querer equilibrar esta balanza, habría que empezar a pensar en el ‘nosotros’”, puntualiza.

También puedes leer: ‘La poesía es una herramienta social’, Elisa Díaz Castelo