Debido a que el creador de DeepNude subestimó la aplicación, ya no tendrá más versiones y dejará de venderla más.

De acuerdo con un comunicado publicado a través de su cuenta de Twitter, el creador de la aplicación que desnuda mujeres explicó que después de venderse de forma controlada, comenzó a venderse más y nunca imaginó que se volvería viral.

Afirma que durante este corto tiempo que estuvo disponible la app, 500 mil personas la usaron a pesar de su medida de seguridad que fue implementar una marca de agua, por lo que con esa cantidad el riesgo de que alguien hiciera mal uso de ella era muy alto.

Concluyó, explicando que el mundo no está preparado para este tipo de aplicaciones.

Entre las mayores preocupaciones es que este tipo de aplicaciones ponía en riesgo la privacidad de cualquier mujer al convertirla en víctima potencial de extorsión o abuso, ya que permitía crear imágenes falsas de desnudos al eliminar la ropa en fotografías de mujeres. Algo similar a lo que hacen los Deepfakes.