La autora británica tiene 4.6 millones de seguidores en Twitter, y es sumamente activa en la red social

Mayo ha sido un mes ocupado en Twitter para J. K. Rowling, quien se ha tenido que defender contra opositores políticos, homofóbicos y demás bullies.

La más reciente de las disputas en las que se involucró la escritora de “Harry Potter” fue la que comenzó la Westboro Baptist Church (WBC) desde su cuenta @WBCsigns, el 27 de mayo.

El grupo bautista no afiliado de Kansas, conocido por su discurso de odio contra homosexuales, judíos y otras comunidades, aseguró que protestaría contra la boda ficticia de los personajes Dumbledore (de Rowling) y Gandalf (que pertenece a “The lord of the rings” de Tolkien). 

Un fanático de la autora celebró que Irlanda se convirtió en el primer país en legalizar el matrimonio homosexual a través del voto nacional y tuiteó diciendo que magos como Dumbledore ahora se sentirían bienvenidos en su país 

– Rowling anunció hace un par de años que siempre consideró a su personaje como gay, aunque nunca lo aclaró en sus libros. 

La escritora bromeó con un meme preguntándose si los dos magos fueran gay juntos, tuit que aprovechó la mencionada iglesia para decir que ellos protestarían en esa boda.

“Por desgracia, la gran maravilla de tal unión en tal lugar haría explotar sus pequeñas mentes intolerantes fuera de sus duros cráneos”, fue la única respuesta directa que Rowling dirigió a la cuenta de la Westboro Baptist Church.

Algunos de los 4.6 millones de seguidores de la británica le sugirieron no contestar al grupo, que cuenta con mil 500 seguidores, para no darles fama, pero ésta respondió “No me importa la WBC. Creo que es importante que los niños gay asustados que aún no se declaran vean que se reta al discurso de odio”. 

Rowling también aprovechó su cuenta para apoyar la causa en el Missing Children’s Day al retuitear varias fotos de niños desaparecidos, junto con la información para identificarlos. 

La mujer de 49 años también fue blanco de groserías este mes al afirmarse a favor del Partido Laborista y en contra de la independencia de Escocia. “El Internet no solo ofrece oportunidades para abuso misógino, ¿sabes?”, le respondió a uno de sus atacantes, “los agrandadores de penes también pueden ser comprados discretamente”. Su tuit tuvo más de 10 retuits y más de 17 mil favoritos.

La autora de best sellers afirma tener el derecho a defenderse públicamente de quienes la insultan en las redes sociales. 

“Mi línea personal fue cruzada al ser llamada traidora y mierda como el menor de los abusos”, escribió, “no siento responsabilidad de acallar ese tipo de comportamiento para proteger la imagen de ningún partido político. No siempre es divertido ser una mujer famosa en Twitter y creo en defenderme de los bullies”. 

Otros días son más tranquilos para la británica y decide mencionar la cuenta de “Robert Galbraith”, pseudónimo bajo el cual escribió “’The cuckoo’s Calling” y “The Silkworm”. “@RGalbraith está editando su novela ahora. Espera que salga a finales de este año”, tuiteó desde @jk_rowling este mes. 

También en mayo sus millones de seguidores pudieron ver su reacción a las fotos de Matthew David Lewis, actor que interpretó a Neville Longbottom en las películas adaptadas de “Harry Potter”. Lewis posó para la portada de Attitude en ropa interior presumiendo su tonificada figura, por lo que Rowling bromeó estar en shock, pero también aseguró apoyar al joven inglés.