Desde hace décadas, la corona británica no tenía una princesa que ocupara un lugar tan alto en la línea de sucesión

Desde el príncipe Carlos hasta los admiradores de la realeza y la mayoría de quienes hicieron alguna apuesta, millones de personas en Reino Unido esperaban una niña.

La duquesa de Cambridge complació el sábado a su nación y a los entusiastas de la realeza en el mundo: tuvo una princesa.

El nacimiento real suscitó ovaciones y los gritos jubilosos de “¡hip, hip, hurra!” afuera del Hospital St. Mary’s en Londres, donde admiradores y reporteros de diversos países aguardaron durante días.

La bebé —el segundo vástago del príncipe Guillermo y Catalina— nació el sábado en la mañana y pesó 3.7 kilogramos, dijeron funcionarios.

La nueva princesa es cuarta en la línea de sucesión al trono y la quinta bisnieta de la reina Isabel II, de 89 años. Desde hace décadas, la corona británica no tenía una princesa que ocupara un lugar tan alto en la línea de sucesión.

Hacen apuestas

No paran las conjeturas sobre cómo se llamará la nueva integrante de la realeza británica, y las principales apuestas eran nombres de niña: Alicia y Charlotte son claros favoritos seguidos de Isabel, Victoria y Diana, todos de gran tradición real. 

La pareja se presentó después con la bebé en las escalinatas del hospital, donde posaron para los fotógrafos.

Centenares de admiradores y turistas gritaban vivas y “¡Princesa! ¡Princesa!” cuando se aglomeraron afuera del palacio y el hospital apenas se había difundido la noticia.  (Fuente: AP)