En el número 23 de la calle Niza, en la colonia Juárez de la Ciudad de México, los arcoiris y las banderas de las disidencias sexuales son permanentes. No se colocan sólo en el mes del orgullo, porque ese sentimiento se experimenta siempre, desde hace años, en la librería, el foro cultural y la cafetería Somos Voces.

“Somos Voces tiene una historia muy, muy chistosa por decirlo de alguna manera. La que era antes la directora del proyecto empieza a viajar y a traer libros de temáticas LGBT+ que aquí no había, principalmente de España, y había amigos que decían ‘yo quiero un ejemplar, te encargo el mío’”, cuenta Alejandro González, coordinador de Comunicaciones, en entrevista con Reporte Índigo.

Entonces, surgió una especie de librería virtual. Posteriormente, tres años después, el 27 de agosto de 2009, fue abierto el lugar físico con el nombre de Voces en tinta, una idea de Bertha de la Maza.

“Y después de eso, como la gente empezó a juntarse por los libros, surge el tema de la cafetería. En 2016 cambia la administración, marca completamente las tres áreas, potencializa el proyecto y todavía recalca más los objetivos con los que surge”, explica Alejandro González.

El nuevo nombre desde 2016 alude a la pluralidad de quienes integran esta librería, foro cultural y cafetería, y del público al que se dirige.

“Al hacer ese cambio de Voces en tinta a Somos voces, pues nosotros decíamos ‘se nos acabó la tinta, pero las voces ahí están’. El espacio tiene su propia voz y, al final, como la diversidad es muy grande, lo que nos distingue siempre son nuestras voces, es lo que nos hace hablar, escucharnos y hacernos visibles. Entonces por eso la importancia de que esa palabra se quedara en el nombre”, menciona González.

La alcaldía Cuauhtémoc, de la que forma parte Somos Voces, ya se alista para la edición 44 de la marcha anual del orgullo LGBT+, letras iniciales de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual, queer, asexual, pansexual. En la Zona Rosa, cruces peatonales se pintarán de arcoíris.

“Realmente fue una casualidad la posibilidad de establecer aquí el proyecto, en el corazón de la Zona Rosa, que es icónica para la diversidad. Entonces también fue como, ¡claro!, si se dio la posibilidad de encontrar este espacio, pues aquí lo establecemos porque al final va relacionado con el público al que queremos llegar”, dice el coordinador de Comunicaciones.

Somos Voces se encuentra cerca de la Glorieta de los Insurgentes, en un área rodeada de antros y bares. Pero la  librería, el foro cultural y la cafetería son una muestra de que existen otras formas de convivencia en esta comunidad.

“La verdad es muy importante que existan espacios para la diversidad, más que nada para romper con este estereotipo que tenemos, de que estamos en los antros y que sólo hay drogas, alcohol, sexo”, señala Alejandro.

Somos Voces, la librería LGBT+ más grande de Latinoamérica

Somos Voces cuenta con  más de 10 mil títulos, aproximadamente, de especialización en diferentes temáticas relacionadas con los ejes: diversidad de género, derechos humanos, feminismos, masculinidades y educación sexual integral.

“Tenemos lo que es literatura gay, que se compone tanto de novela como de poesía; literatura lésbica; ensayos sobre toda la cuestión LGBT+, género, corporalidades, diversidades como intersexualidad, cuestiones trans; para infancias, justamente para hablar sobre diversidad y tener ese acercamiento; para la gente aliada, más que nada para cuando quieren entender y acercarse, quitar esas barreras que hay”, indica el coordinador de Comunicaciones, Alejandro González.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Somos Voces (@somosvocesmx)

En el acervo hay autores nacionales e internacionales. Además, Somos Voces tiene vinculación con autores independientes que no son aceptados en otras editoriales por su sexualidad.

“También tenemos acervo sobre educación sexual y novela erótica, sobre poliamor. Actualmente estamos actualizando nuestro catálogo con lo no binario, que es algo que también está surgiendo demasiado. Somos la librería más grande de América Latina por toda la bibliografía que tenemos y en dimensiones espaciales también”, asegura.

Somos Voces también participa en ferias y exposiciones para llevar el proyecto a otros públicos

La cafetería y el foro cultural de Somos Voces

En redes sociodigitales circula una oportunidad de trabajo en Somos Voces. El espacio solicita personal para la cafetería, y contratar a personas de la comunidad LGBT+ es parte de las políticas laborales.

“Son pocos los lugares que son de la diversidad, que al final acogen y entienden procesos como salir del clóset, definir tu identidad, tu expresión. Eso nos ha hecho conformar un equipo de trabajo diverso, con mucha tolerancia, inclusión y quitando la parte de las violencias, de la discriminación que hay de por medio”, reconoce Alejandro González. 

Otra forma de apoyo a la diversidad sexual es que la cafetería tiene en su menú emprendimientos LGBT+. Cuando los comensales consumen sus productos de la carta, las ganancias son para su sustento.

“El equipo trabaja para tener un espacio seguro para cualquier identidad, donde no te van a ver feo, donde no te van a hacer una mueca ni cualquier gesto que te incomode.  Eso no quiere decir que a la gente, por ponerle una etiqueta, heterosexual, no la incluimos. Claro que sí, porque al final es parte de la diversidad”, acota González.

Así, la cartelera para todo público, con y sin costo, fomenta los derechos culturales, la no discriminación y la libertad de expresión.

50
eventos mensuales tiene el foro cultural Somos Voces

“Podemos presumir que ya estamos retomando otra vez la cantidad de eventos que tenemos antes de la pandemia, que eran alrededor de 40, 50 mensuales. Puedes encontrar actividades escénicas, conciertos, proyecciones, talleres, conversatorios, grupos de reunión. La ventaja del espacio es que tenemos el acuerdo de traer programación de la población de la diversidad”, afirma el coordinador de Comunicaciones.

“Somos Voces es un proyecto que alberga librería, cafetería y foro cultural, es un espacio incluyente, seguro para todas las diversidades”
Alejandro GonzálezCoordinador de Comunicaciones

También puedes leer: Sobrino el cantautor mexicano que habla de inclusión LGBT+ desde el trap