Las altas temperaturas que se registran en la Ciudad de México pueden producir en la población golpes de calor, daños en la piel por exposición prolongada al Sol e infecciones gastrointestinales, las cuales, incrementan hasta en un 25 y 30 por ciento durante esta temporada.

Eduardo López Villalobos, coordinador de la Clínica Médica de Urgencias de la UPAEP, explica a importancia del lavado de manos y alimentos; así como el almacenamiento adecuado de la comida (refrigeración), para evitar este tipo de enfermedades.

También sugiere no exponer los alimentos durante mucho tiempo al medio ambiente, sobre todo los sándwiches o las tortas que contengan cebolla y jitomate, ya que se descomponen muy rápido.

Las gastroenteritis o infecciones más comunes, de acuerdo con López Villalobos, son producidas por bacterias, como la salmonella, escherichia coli y las amibas.

“Exhortó a las personas a mantener la higiene en la preparación de los alimentos, mantener limpias las manos, los utensilios y trastes para la preparación de los mismos”, indicó el experto.

Otra recomendación importante es que el agua de consumo humano debe hervirse durante tres minutos, o bien agregarle una gota de plata coloidal o cloro comercial por cada litro, 10 minutos antes de beberla o preparar alimentos y éstos deben estar calientes y bien cocidos.

En caso de presentar síntomas de diarrea como más de tres evacuaciones por hora, dolor, vómito o convulsiones, se debe acudir al centro de salud más cercano y evitar la automedicación.

Los grupos más vulnerables son los menores de cinco años, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas degenerativas como diabetes, insuficiencia respiratoria crónica, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), insuficiencia respiratoria y aquellas que se encuentren bajo el suministro de medicamentos o sustancias que contengan diuréticos, antihistamínicos y antiarrítmicos.

También puedes leer: Podrían resurgir sarampión y otras enfermedades por cierre de servicios de inmunización: OMS