Pink Floyd se reunió… pero para firmar un comunicado que pretende zarandear a la comunidad de músicos para no caer en las oscuras intenciones de Pandora.  

“Engañar a los artistas para que firmen una confusa petición sin explicarles lo que realmente les está pidiendo que apoyen solo envenena el pozo”, con ese tono, los integrantes vivos de la legendaria banda firmaron la editorial que se publicó en USA Today. 

Mientras Tim Westergren y Joe Kennedy, fundador y CEO de Pandora respectivamente, están peleando en el Congreso de Estados Unidos una escandalosa reducción del 85 por ciento en el pago de regalías a los artistas, Pink Floyd pretende abrirle los ojos a la comunidad de músicos. 

Hace unos meses, Damon Krukowski, integrante de la influyente banda Galaxie 500, describió el ridículo desglose de los pagos que reciben los artistas por concepto de regalías de los servicios de música en streaming. 

“‘Tugboat’ (canción de Galaxie 500) fue tocada 7 mil 800 veces en Pandora durante el primer trimestre de 2012, por lo que sus tres compositores fueron recompensados con un total de 21 centavos, o siete centavos cada uno”, dice en una parte el artículo publicado por el sitio Pitchfork.

David Lowery, músico y compositor de bandas como Cracker y Camper Van Beethoven, también tiene una postura dura en contra de Pandora. Hace unos días Lowery publicó la relación de regalías que recibió en el primer trimestre de 2013 gracias a “Low”, su más grande éxito noventero.

Después de haber sido tocada 1.16 millones de veces en Pandora, el músico recibió un cheque por 16.89 dólares, lo que equivale a 0.000015 dólares cada vez que alguien la escuche en ese servicio. 

Pero al compararlo con lo que ganó en otros servicios, la diferencia es abismal. Por ejemplo, en la radio satelital Sirius XM la canción apareció 179 veces, por lo que recibió un pago de 182 dólares; Spotify le depositó 12.05 dólares después de tocar 116 mil 206 veces su canción; y YouTube le extendió menos de 2 dólares luego de que el video fuera reproducido casi 150 mil veces. 

“No vemos que las tiendas se quejen de que tienen que pagar por la comida que venden. Netflix paga más por películas que lo que Pandora paga por la música, pero ellos (Netflix) no están acudiendo al Congreso para que los rescaten”, dicen los integrantes de Pink Floyd.