El fin de semana, la escena de la violación al personaje de Sansa –a manos de Ramsay–, en la serie “Game of Thrones”, causó revuelo como si se tratara del primero abuso en la historia de la TV.

El programa basado en los libros de George R. R. Martin se ha caracterizado desde el principio por su uso de violencia gráfica, escenas de desnudos y demás, pero ahora los televidentes de HBO se preguntan si este giro de la trama de incluir un abuso sexual fue realmente necesario. De ahí la polémica.

En particular porque Martin ni siquiera lo incluyó en su obra literaria. En ésta la violación es hecha por el mismo Ramsay Bolton (interpretado por Iwan Rheon) pero a otro personaje que los guionistas dejaron fuera. 

Los guionistas David Benioff y D. B. Weiss alteraron “A dance with dragons” (la quinta de las siete novelas de Martin). En el libro el acto de violencia era peor pues incluía a un tercer personaje, Theon, a interactuar en el acto. En el programa de televisión el hombre solo fue forzado a ver. 

El productor Bryan Cogman señaló en Entretainment Weekly desde el año pasado, cuando el capítulo fue filmado, que el cambio en la trama se debe sencillamente a que “Game of Thrones” no puede introducir a todos los personajes de Martin y sus respectivas historias. 

“Tienes esta increíble historia con Ramsay”, dijo Cogman, “¿pones a una de tus protagonistas –una increíblemente talentosa actriz a quien hemos seguido por cinco años y a quien los espectadores aman y adoran (Sophie Turner quien interpreta a Sansa)– o traes a un nuevo personaje? Para mí, la pregunta se responde sola: usas un personaje en quien los televidentes han invertido”. 

Pero el capítulo y la escena fueron tan controversiales que la publicación The Mary Sue decidió no volver a cubrir nada de “Game of Thrones”, la senadora Claire McCaskill (autora del Acta de Protección de Víctimas del 2014) se afirmó públicamente en contra de la serie y cientos de otros medios hicieron lo mismo.

“Tres de las seis protagonistas han sido abusadas en el programa más visto de HBO”, escribió Emily Canal de Forbes, “la violencia es un componente clave del programa pero escribir constantemente una historia de violación en la vida de cada mujer es sencillamente flojo”. 

Cogman defiende la elección de sus guionistas al decir que esto muestra que Sansa ya no es una niña inocente.

“Esto es ‘Game of Thrones’”, agregó en Entertainment Weekly, “esta es una mujer endurecida quien toma una decisión y lo ve como una manera de volver a su tierra… Es bastante intenso y terrible, y el personaje tendrá que lidiar con ello”. 

Días después de que el capítulo saliera al aire en Estados Unidos el productor tuiteó que la elección a la que hizo referencia fue a la de Sansa de casarse con Ramsay, no la de entrar a la habitación -donde fue violada. “De ninguna manera ese comentario fue un intento de ‘culpar a la víctima’. Si así lo pareció lo siento mucho”, escribió Cogman en Twitter. 

Por su parte, la actriz Sophie Turner dijo para la publicación mencionada que ella amó el episodio. 

Tal como en la vida real

En la cuarta temporada de “Game of Thrones” Cersei Lannister es violada por su hermano. Otras dos mujeres, Daenerys y Gilly también han sido violentadas de forma sexual, aunque la historia de Gilly no es vista.  

George R. R. Martin ha dicho desde el comienzo que sus novelas “son fantasías épicas, pero están inspiradas y basadas en la historia. La violación y violencia sexual han sido parte de cada guerra luchada, desde los antiguos sumerios hasta el presente”, aseguró en The New York Times.

Pero, como también señala Emily Canal en Forbes, si el escritor (o los guionistas) han podido recurrir a dragones y otras criaturas fantásticas, seguramente es posible que se les ocurriera cualquier otro giro en la trama para las mujeres, en lugar de una violación.

La queja proviene también de televidentes de otras series donde se ha usado el mismo recurso para avanzar en la trama, tales como “Mad Men, “Scandal”, “House of Cards”, “Downton Abbey”, entre muchas otras. 

De la misma manera, aunque a otro nivel, en que los espectadores de las novelas mexicanas se quejan de que las historias siempre incluyan los clásicos choques en carretera, la pérdida de memoria temporal de un personaje, la caída de las escaleras, etcétera, los fans de estos dramas se preguntan si no hay algo más. 

Mientras tanto, pese a las críticas, en “Game of Thrones”, como en la vida real, la violencia sexual sigue existiendo.