Investigadores de la Universidad de Houston han descubierto una nueva capa de placas tectónicas que se encuentran dentro del manto terrestre. A causa de la subducción, es posible que estas capas lleven millones de años escondidas en el océano Pacífico, por debajo de la isla de Toga, donde ocurre el 90 por ciento de la actividad sísmica superprofunda.

El descubrimiento fue realizado gracias a ciertas innovaciones en sismología. Hoy la ciencia puede generar imágenes del manto terrestre al emplear las vibraciones de sismos ordinarios. Hasta el momento, la evidencia que se ha presentado es preliminar y está a la espera de ser analizada por científicos especializados en sismología.