Con un total de 28 mil 816 casos reportados de homicidios a nivel nacional y un incremento del 15 por ciento en su taza de incidencia en relación al año anterior, México enfrentó su año más violento en la historia, así lo confirmó Santiago Roel, presidente de la organización Semáforo Delictivo.

Del total de muertes registradas durante el último año, aclaró Roel en conferencia de prensa, al menos un 80 por ciento están relacionadas de manera directa con la presencia de grupos del crimen organizado, principalmente dedicados a la venta y distribución de drogas.

Entidades que anteriormente habían sido consideradas como tranquilas ahora están presentando un alza en su índices de criminalidad, expuso, ya que a las mismas se han expandido mercados negros, como los de tráfico de drogas o de huachicoleo.

“En homicidios tuvimos un incremento del 15 por ciento respecto al año pasado, pero si se compara contra la media histórica nacional se tiene un incremento del 41 por ciento”, recalcó.

Los tres estados con mayor repunte de incidencia fueron Guanajuato con un alza del 141 por ciento; Quintana Roo con 113 por ciento y Jalisco con 47 por ciento.

De acuerdo con la organización civil, los delitos relacionados con la actividad del narcotráfico son los mayores problemas que enfrenta el país, por lo que es urgente repensar una política de drogas.

“Este es el principal problema de violencia en México y la única manera de resolver esta tragedia es regulando las drogas para quitarles el negocio a las mafias”, expresó Roel.

Asimismo, aseguró que la creación de una Guardia Nacional no ayudará a combatir el problema de modo integral, sobre todo si no se acepta el problema y no se plantea una solución desde el frente de una inteligencia de mercado.