En 32 de los 34 países de la OCDE más del 90 de los jóvenes de 15 años están escolarizados, mientras que en México desciende a menos del 70%

Los jóvenes mexicanos tienen mucho que exigirle al sistema educativo del país.  

Las carencias expuestas en el informe del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), publicado cada tres años por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), son un llamado de atención para gobierno, profesores y ciudadanía en general.

De acuerdo con el PISA, que evalúa a medio millón de alumnos de 65 países,  en 32 de los 34 países de la OCDE más del 90 por ciento de los jóvenes de 15 años están escolarizados, mientras que en México este índice corresponde a poco menos del 70 por ciento. 

Aunque la tasa es mayor al 58 por ciento registrado en 2003, esta sigue siendo la tercera cobertura más baja de todos los países evaluados. 

Además del rezago en cobertura, los mexicanos enfrentan problemas de desigualdad en la distribución de recursos educativos en el país, así como  insuficiente rendimiento escolar.

Según el estudio, 55 por ciento de los estudiantes mexicanos no alcanzan el nivel de competencias básico en matemáticas y menos del uno por ciento logra alcanzar los niveles de competencia más altos en este rubro. Mientras que el alumno promedio en México obtiene 413 puntos, el puntaje en la OCDE es de 494.

En lectura el contraste es similar, 41 por ciento de los jóvenes mexicanos no alcanzan el nivel básico;  entre los países miembros desciende a 18 por ciento.

En respuesta a los resultados, el PISA advierte: “De mantenerse las tasas de mejora actuales, a México le tomará más de 25 años para alcanzar los niveles promedio actuales de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en matemáticas y más de 65 años en lectura”.

¿Y la reforma?

La reforma educativa recientemente promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto no quedó fuera durante la presentación del PISA 2013. 

La jefa de Gabinete de la Organización para la OCDE, Gabriela Ramos Patiño, afirmó que esta representará un salto positivo en la materia. 

“Es una hoja de ruta que si se implementa, puede ayudar a México a dar un salto cualitativo. Es en ella en la que tenemos que enfocarnos y no en la desesperación de los números para movernos hacia la implementación y consolidación de la reforma”, destacó.

Al respecto, el informe citado anteriormente señala que es importante continuar con la implementación del proceso de reforma destinado a la mejora de la calidad de los docentes y personal educativo, “con especial énfasis en la selección y asignación de plazas de docentes y directores de escuela a centros educativos con alumnos más desfavorecidos”.