La iniciativa para reformar la ley de Banxico provocó reacciones de toda índole por sus implicaciones negativas. Dos subgobernadores del organismo central fueron los primeros en alzar la voz y le siguieron casi todos los banqueros privados.

“Lamentable que se hayan aprobado en el Senado reformas a la Ley del Banco de México que ponen en riesgo a las reservas internacionales y que atentan contra la autonomía del Banco de México. Espero que en la Cámara de Diputados se corrija esta situación”, expuso Gerardo Esquivel, subgobernador de Banxico, previo a que el proyecto pasara a San Lázaro.

El subgobernador Jonathan Heath se sumó al rechazo de su compañero: “Son bastantes los argumentos en contra de las reformas a la ley del Banco de México. Uno de los más importantes es que no se vale reformar una ley para favorecer a una sola empresa, en especial con antecedentes negativos con la SEC de Estados Unidos”, escribió en Twitter.

Esquivel, al igual que Heath, fueron las dos propuestas que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió el año pasado para que se convirtieran en miembros de la Junta de Gobierno de Banxico.

La Asociación de Bancos de México (ABM) envió un comunicado argumentando que la reforma “es un riesgo elevado e innecesario para la estabilidad del sistema financiero nacional”.

También puedes leer: ¿Qué pasa con la nueva ley de Banxico y por qué genera tanta polémica?

Sin embargo, en el ámbito político también hubo expresiones de rechazo e incluso acusaron que la medida atenta contra la estabilidad y autonomía del Banco de México.

Alfonso Ramírez Cuéllar, diputado federal por Morena, publicó en su cuenta de Twitter que el Poder Legislativo debe salvaguardar las funciones del instituto y es necesario separar las instituciones públicas del dinero privado.

“La reforma a la ley de Banxico no responde a ninguna urgencia nacional. Falso que ayude a las familias de los migrantes. Solo apoya a bancos que se niegan o no pueden tener corresponsales para repatriar o transferir las monedas extranjeras”, escribió en un tuit.

A través de la misma red social, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), expuso de manera institucional que dicha reforma debe ser analizada para evitar riesgos en el sistema financiero.

“En la UIF de Hacienda creemos que la reforma a la Ley de Banxico debe analizarse en una discusión más amplia y técnica que permita enfrentar el problema de los dólares en efectivo y la necesidad de su incorporación, sin generar riesgos de lavado de dinero”, se lee en la publicación del lunes.

Otro de los inconformes fue Porfirio Muñoz Ledo, diputado federal por Morena, quien manifestó en dos tuits que el proyecto de reforma obliga a la institución a comprar dólares de procedencia ilícita.

También puedes leer:

Ley del Banco de México, cuestionada y sin filtro