La Arquidiócesis Primada de México causó confusión entre sus seguidores al anunciar la suspensión de actividades en la Catedral de la capital del país, después de afirmar que el Zócalo había sido tomado por el Ejército.

A través de un breve comunicado, la Iglesia avisó a sus fieles que debido a los festejos patrios del 15 y 16 de septiembre, las actividades serían suspendidas en el templo que se encuentra en las inmediaciones del Zócalo capitalino.

“La Catedral Metropolitana de México informa a los fieles que, por causas ajenas a la iglesia, durante los días cercanos a nuestras fiestas patrias, no se podrá participar de los servicios religiosos del recinto”, mencionaron en un texto.

Sin embargo, el anuncio causó confusión debido a que en éste se aseguró que el Ejército mexicano había “tomado” el primer cuadro de la Ciudad de México.

TE SUGERIMOS: AMLO ENCENDERÁ LA “LLAMA DE LA ESPERANZA” EL 15 DE SEPTIEMBRE EN EL ZÓCALO

“Solamente deseo informar a todos los fieles que el Ejército tomó la Plaza de la Constitución y por esta razón fue difícil para quienes deseaban participar en la Eucaristía entrar a la Catedral Metropolitana. Creo que los demás días tendremos los mismos problemas”, dijo uno de los sacerdotes que forma parte del Venerable Cabildo Metropolitano.

Algunos de los fieles que vieron el mensaje se mostraron preocupados después de escuchar que el Ejército “tomó”el Zócalo.

Por ello, el arzobispo primado de México, Carlos Aguilar Retes, salió a aclarar que no existe toma alguna de la Catedral por parte de las autoridades federales, a la vez que acusó falta de comunicación respecto a los eventos que se desarrollarán en el primer cuadro.

“Aclaro que no existe ninguna toma de la Catedral Metropolitana de parte de las autoridades federales, sin embargo sí faltó la comunicación correcta con ellas para implementar los protocolos previos a los actos de las Fiestas Patrias”, mencionó Aguilar Retes.


El padre José de Jesús Aguilar Valdés también lanzó un video aclarando lo sucedido. 

El arzobispo manifestó su intención de que exista una “comunicación constante y cordial” con las autoridades.

“Manifiesto mi deseo de que exista una comunicación constante y cordial con las autoridades para que cada una de las partes pueda desarrollar de la mejor forma las actividades que le correspondan”, escribió.