El ayuno intermitente se ha puesto de moda en las redes sociales como una forma de bajar de peso, sin embargo, expertos en nutrición alertan que, a pesar de que ciertamente es un procedimiento que puede ayudar a lograr buenos resultados, no es para todas las personas.

“Actualmente está de moda pero se conoce desde hace muchos años, es incluso una estrategia religiosa de purificación. Hoy conocemos el ayuno como una suspensión”, explica Arianna Omaña, profesora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

El ayuno intermitente lo pueden realizar aquellas personas que estén seguras de que tienen un buen estado de salud, por lo que bien valdría la pena hacerse una revisión clínica previa.

En los horarios en que no se consume alimento, es posible tomar algunas bebidas sin aporte calórico como té, café o agua simple

“No entran en un ayuno aquellas personas que por una condición clínica tienen que dejar de comer. Es una situación totalmente consciente y voluntaria, en donde suspendemos la ingesta de alimentos para poder llevar a cabo un beneficio en la salud, de acuerdo también con la condición, pero en específico es la suspensión del alimento por cierta cantidad de horas”, explica la especialista del Laboratorio de Datos Contra la Obesidad (LabVsObs).

Alerta de salud por ayuno

Una persona que padezca alguna enfermedad como cáncer o diabetes y realice este procedimiento puede ser catastrófico.

En el ayuno intermitente, se abren horarios denominados ventanas de alimentación en los que se tienen que consumir necesariamente alimentos saludables. Una ingesta de productos chatarra en esta condición no es recomendable.

En los horarios en que no se consume alimento, es posible tomar algunas bebidas sin aporte calórico como té, café o agua simple.

“Lo correcto es que durante las ventanas de alimentación, sin importar el esquema que elijamos: 16 horas sin comer por ocho de alimentación o el de 14 horas de ayuno por 10 de comida, entre otros, con lo que nos alimentemos sea saludable, es decir: fibra, verduras, lípidos y proteínas de buena calidad. Se debe evitar el consumo de azúcares y productos ultraprocesados”
Arianna OmañaEspecialista del Laboratorio de Datos Contra la Obesidad

La recomendación de los especialistas es que quien quiera intentarlo se acerque con un médico o un nutriólogo y evite hacerlo únicamente con la información que encuentre en redes sociales.

Existen diferentes formas de ayuno intermitente, que básicamente consisten en delimitar el tiempo en el que una persona puede consumir calorías. Esta rutina es importante acompañarla de ejercicio físico.

“Hay distintas formas de ayuno, que tienen diferentes consecuencias. Cuando hablamos de ayuno intermitente, la palabra intermitente es eso: periodos donde no se ingieren alimentos seguidos por periodos donde tengo una ingesta de alimentos. Estos periodos pueden ser variables, pueden ser de horas o pueden ser de días”, explica el doctor Guillermo Arteaga Mac Kinney, profesor de la Universidad de Sonora y colaborador de LabVsObs.

Adiós, cena pesada

El nutriólogo Guillermo Arteaga Mac Kinney afirma que nuestros hábitos de alimentación se han visto fuertemente modificados por nuestro estilo de vida.

“Un problema que tenemos en la sociedad moderna es la costumbre de cenar mucho, pues es la hora de la comida en la que menos alimento se debe ingerir, ya que después entraremos en reposo y no se requieren demasiadas calorías. Incluso si se puede evitar comer en la noche, es mejor”, explica el experto.

A final de cuentas, cada persona debe valorar con un especialista cuál es la mejor ruta para bajar de peso y si el ayuno intermitente es una opción.

“Quizás aquí el mensaje es que es una estrategia para bajar de peso y para muchas otras cosas que se adapta muy bien a algunas personas y estilos de vida, pero también debemos entender que no es para todos.

Existen diferentes formas de ayuno intermitente, que básicamente consisten en delimitar el tiempo en el que una persona puede consumir calorías. Esta rutina es importante acompañarla de ejercicio físico

“Hay un poco de controversia con personas diabéticas, obviamente con mujeres embarazadas, mujeres en etapa de lactancia, para atletas que están en un régimen de entrenamiento pesado tampoco es muy recomendable”, expone Arteaga Mac Kinney.

Por último, el experto comenta que puede parecer una técnica sencilla. Sin embargo se debe ser muy disciplinado.

Entre las críticas, está que es una dieta reducida en calorías, entonces si no mantienes este requisito es fácil que vuelvas a aumentar de peso.

“Al final lo ideal es tener una dieta balanceada y fomentar la actividad física”, dice Mac Kinney.

Continúa leyendo:

Ayuno de manera paulatina y con alimentación saludable

¿Por qué el ayuno no es para todos?